El Caribe amputado



El siempre recordado Alberto Abello Vives, al inaugurar la X Cátedra Anual de Historia bajo el título: “El Caribe en la Nación colombiana”, en el 2005, expresaba: “…Con la secesión de Panamá en 1903 el Caribe de Colombia inició el siglo XX amputado…”. Y explicaba cómo: “…Mientras el naciente imperio anunciaba su interés estratégico en el mar Caribe y en el Istmo de Panamá, en Bogotá los distantes gobiernos centrales eran impotentes para establecer la autoridad y la defensa de la provincia mas importante de la geo-estrategia global”.


Lea también: Periodistas del caribe apremian a gobernadores para que funcione la RAP


Por alguna rara coincidencia de la historia esta vez también el Caribe de Colombia inicia el siglo XXI amputado con el fallo del 2012 que acaba de ratificar la Corte Internacional de Justicia de la ONU, en La Haya, mediante el cual el país vuelve a perder una parte importante de su territorio, esta vez ante Nicaragua. Otra muy rara coincidencia geográfica es que el espacio perdido en ambos acontecimientos es exactamente igual: 75 mil kilómetros cuadrados. Ayer en Panamá, ahora en San Andrés.


La causa es las misma: la indiferencia, el enfrentamiento y hasta el desprecio que ha guardado el poder central con el Caribe, que viene desde la época colonial en la que el gobierno español tuvo que escoger entre Cartagena y Santa Fe de Bogotá cual debía ser la capital.


Razón tenía Fernando Hinestroza, rector de la Universidad externado de Colombia en el lanzamiento del libro “Centenario de Panamá, una historia de la separación de Colombia en 1903”, de Germán Cavelier en noviembre de 2003: “..Pero a Panamá no nos la quitaron, la perdió el abandono de Colombia, el centralismo absolutista de la Regeneración..”. Curiosamente la llamada Regeneración fue liderada por el último presidente costeño, el cartagenero Rafael Núñez, uno de los autores de la Constitución centralista de 1886.


Y es que si bien hoy en la pérdida del espacio marino en San Andrés las razones son las mismas – las relaciones provincia-centralismo son casi idénticas, proporcionalmente hablando, y nosotros seguimos dependiendo de Bogotá – también existe otro ingrediente desde antes, de ahora y de siempre: la sumisión de nuestros representantes ante el poder central.


¿O quien de nuestra región alzó la voz clara, enérgica y con credibilidad para protestar por la ineptitud de los representantes del gobierno en todo este episodio y la consecuente pérdida de este valioso territorio marino…? ¿Y quién salió en defensa del Caribe colombiano (del cual, aunque algunos no se percaten, hace parte San Andrés) desde cuando se inició formalmente este proceso, hace 21 años …?


Ni siquiera nosotros tenemos sentido de pertenencia al Caribe, al Gran Caribe, conformado por más de 20 países bañados por las aguas del mar Caribe.


Bástenos recordar como, por ejemplo, en el video promocional de Barranquilla como la sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2018 nos anunciábamos como “la esquina de Suramérica”, sin percatarnos que estábamos justamente en el centro de esa Cuenca del Caribe cuyos países nos visitaron.


Lea también: El desarrollo de la Región Caribe y sus retos actuales


Y apenas hace una semana, en una presentación ante los periodistas del extraordinario programa “Destino” – en el que desde hace varios años Probarranquila, La Cámara de Comercio, la gobernación y la alcaldía unidas promocionan a la ciudad y al departamento como destino de eventos y convenciones en las ferias turísticas más importantes del mundo (Barcelona, México, Buenos Aires, EEUU, etc.) – el video de introducción vuelve a insistir en que somos “la esquina de Suramérica” olvidando que pertenecemos a unas de las áreas más visitadas por turistas y viajeros de todo el mundo: El Caribe.


@vherreram