top of page

Los 10 mandamientos del buen gobernante

Por: Orlando Parra G



1º DAR EJEMPLO. Toda organización está marcada por su líder. Si es una gritona, seguramente habrá gritos. Si es un politiquero, la politiquería reinará. Si es corrupto, en “todo el edificio” habrá quien robe. Si se deja manejar de otro: a pocos podrá manejar. Si está pensando en la siguiente campaña, a eso se dedicarán. Si poco le importa ser “popular”, a su equipo poco le importará comunicar los aciertos. Somos humanos, las manadas casi siempre copian el ejemplo… generalmente ¡el peor!


2º TENER CLARO PARA DÓNDE VA. Con lo dicho en el primer punto sabemos que la mayoría suben a politiquear, otros a robar, algunos a ambas y muy pocos a gobernar como estadistas. Los mejores tienen claro que, MÁXIMO se deben concentrar, desde el año uno, en CUATRO ejercicios: (1o) Crear oportunidades para empleos decentes y asegurar los medios de vida (2o) Apoyar prácticas inclusivas y negocios sostenibles (ONU). Promover Centros de Proyectos de Vida, CDI … Tranvía Eléctrico. Gran parque. Intervención al Centro Histórico. Gran renovación urbana. Cable … Los que considere: si en los CUATRO años se dispersa, difícilmente logrará esos grandes impactos: haga memoria ¿qué hicieron sus últimos 4,5,6 gobernantes?



3º TENER EQUIPO. Es de lo más complejo. Nunca olvidaré un politiquero que puso de jefe de desarrollo social a un veterinario. Necesita tener quienes conozcan de temas y de gestión del sector público. O del privado, pero, con enorme empatía e inteligencia gerencial. Que sean capaces de mover el mamut. Con el carácter para decirle (en privado) que se equivoca. De renunciarle (sin ruido) si es del caso. Hay pocos así. Muchos necesitan “jefes de gabinete”, “vice gobernantes” que actúen en su nombre, poniendo a interactuar egos, perdón, digo, secretarios y gerentes… por lo menos debe tener “gestores de proyectos estratégicos” con rango de secretarios o gerentes, pero concentrados EXCLUSIVAMENTE en los grandes ejercicios citados atrás.


4º PRESUPUESTO. Un gobernante tiene dos grandes herramientas: Dinero y Atención (agenda). Desde la visualización del plan de gobierno, del programa inscrito, al llegar al plan de desarrollo, necesita definir las prioridades presupuestales: los gobernantes nunca se miden por lo que dicen, sino por lo que hacen y por lo que dejan de hacer… y eso lo marca el presupuesto, las inversiones (reales). Debe tener un(a) expert(a) en hacienda pública. Una gran capacidad de gestión de recursos: De las primeras personas que debe reclutar son los “elaboradores de proyectos”


5º AGENDA. Hay una escena de “Juego de tronos” (HBO) donde la reina de los dragones tiene a 212 personas esperando ¡EN UN SOLO DÍA! Esa es la vida del gobernante. Su tiempo es oro. De allí la necesidad de tener los “clones” citados: personas que sean capaces de actuar “plenipotenciariamente en su nombre”. Su tiempo debe priorizarlo en los temas estratégicos y en sus encargados. Empero, si se queda en las alturas, y olvida su relación con “la gente”, en medio de la burocracia (llena de datos ¡SIN contraste!) perderá perspectiva. Un expresidente es el mejor referente de acierto con la agenda: Trabajaba más de 16 horas diarias (Sí, 16… Recuerdo a varios gobernantes que al mes o dos de llegar al cargo querían salir corriendo). La mitad de su agenda era SOLO lo estratégico, en esencia UN SOLO TEMA, de 4am a 12 m. Luego estaban todos los demás 12m hasta pasadas las 8 pm. Y el fin de semana era contacto directo con “comunidades”. Le dedicaba a su familia, creo, “parte” del domingo


6º CONSTRUIR SOBRE LO CONSTRUIDO. Siempre hay buenas cosas de los gobernantes anteriores. SIEMPRE. Ejemplo: la bomba social de las deudas acumuladas con los (niños) y jóvenes, NI-NI, está lejos de ser pagada: es necesario institucionalizar los mecanismos de llegada de la oferta a ellos. Por lo menos debe haber ferias anuales de servicios públicos, privados, generados por ellos mismos, orientada a jóvenes NO escolarizados.


7º PRIMER AÑO Los alcaldes comenzaron -creo- en 2 años, luego, 3, van en 4, y sigue sin alcanzarles el tiempo ¿debería haber reelección?. Peor si se les atraviesa una Pandemia, y un Paro Nacional. 4 años terminan en 2. Además, en el año 4 tienen elecciones locales, en el 3 elecciones nacionales, que distorsionan su accionar “todo (se) lo politizan”. Así, entonces, los años que debe exprimir a fondo son el 1º y el 2º, especialmente el primero cuando se cree que “escoba nueva barre bien”. Ejemplo, ejercicios de AUTORIDAD como cámaras para foto multas son “políticamente irreales” en años de elecciones: los debe diseñar en el 1 y poner en marcha ese año, por tardar en el 2.


8º COMUNICAR: Teníamos la esperanza de que el acceso gratuito a la información, aminorara la estupidez, pero, por el contrario, en todo el planeta, “las redes sociales le dan el derecho a hablar a legiones de idiotas” resumió Humberto Eco. Ningún gobernante (en una forma democrática) escapará a esas legiones de “quienes carecen de toda instrucción” (RAE). Por ello el desastre se comunica mejor que las gestiones exitosas. Así se despilfarre presupuesto público (que pagamos todos) en medios, en pauta; esas legiones son imparables: Habría que comprar todo Instagram, Whatsapp, etcétera: NADIE PUEDE HACERLO. A pesar de ello, todo gobernante debe tener una “narrativa” que guíe su estrategia comunicacional. Apuntarle a la comunicación masiva vía “viralización digital”. Ello le puede "ayudar” ..dudo que lo salve.



9º TOMAR DISTANCIA. Los gobernantes, casi todos, terminan actuando en automático. Zombis. El ritmo que soportan es, generalmente, brutal. He iniciado sesiones con gobernantes a las 4am. Y con otros he terminado ejercicios a esa misma hora. Ese ritmo es poco celebrado. También he conocido algún vago. Pero, todos ellos, sin excepción, necesitan aprender a PARAR … a mirar cómo van sus objetivos estratégicos, sus metas centrales. Es un ejercicio muy de “la soledad del poder”, sólo el o ella, puede hacer ese balance, y ser capaz de replantearse a sí mismo, y con ello a su equipo.


10º LA VERDAD. Tal como se dijo antes, la mayor parte de los alcaldes/gobernadores son “políticos”, y, a lo largo de la historia de la humanidad se sabe que esta casta, en general, NO tiene amigos, de hecho tampoco busca enemigos, esencialmente tienen instrumentos humanos para el poder…lo que hacen o no con ese “poder” es otro cuento (…). La minoría, la que es realmente estadista, la que pone la ciudad/departamento por encima de sus objetivos personales, tal vez sí tenga “amigos”. Los demás tienen asesores: cuando sus disfrazados egos se lo permiten. En todos los casos, necesita amigos y/o asesores que les diga LA VERDAD en su cara. Menos “LameC &/%/&%” en su intimidad.

bottom of page