Por mi libre pensar



Era un domingo por la mañana, tomando un servicio de taxi desde mi casa en la ciudad de Barranquilla hasta un lugar intermedio para alcanzar el transporte intermunicipal, y así llegar a mi tierra natal, Sabanalarga, Atlántico, porque debía hacer una extra laboral en el negocio de la familia.


Pero la inspiración de la titularidad e iniciar este artículo fue que dicho conductor desconocido, un hombre veterano en su apariencia física, me “picó la lengua” con el tema político actual para entonces; la elección presidencial de los Estados Unidos. Luego la conversa fue bajando de categoría política, llegando a lo nacional y luego lo regional del Caribe colombiano.


Lea también: Revelación para la ciudadanía


Y cuál fue mi sorpresa con mi contertulio, él, al ver que mis puntos de vista estaban desmarcados de la trinchera ideológica extremista que comandan la agenda nacional de la política colombiana, me propuso -ya una vez en el lugar antes contratado- sin adicionar más costos, llevarme a mi lugar de destino final, solo con el propósito de proseguir con nuestra constructiva tertulia.


Ya en el tema regional democrático electoral, vergonzosamente me reconfirmaba lo que es vox populi en la Costa, de que este es un terreno electoral sufragante, donde solo se pueden elegir con sus mayorías a los candidatos ungidos por los caciques y barones electorales de la Región.


Y sin poder desconocer el pragmatismo historial, esta es una región “democrática” con dueños y/o hipotecada a las familias pudientes de la política local. Y mal propone quien propicia un Referendo para solo disminuir el bulto de los congresistas; porque esto en nada garantizaría un renovado ingreso académico intelectual de la juventud costeña. En nada cambiaría la representación de la Costa, al igual, o con uno menos, quedaría en los mismos con las mismas.


Siguiendo la senda noticiosa del caribe: Arena del Río uno de los más grandes proyectos de entretenimiento y el deporte de América Latina. Se invertirán 407 millones de dólares. “Esto va a ser una locura, Barranquilla se lo merecía”: la expresión del pelotero mayor: Edgar Rentería. @LaPrensaLocal.


Y voy a dar mi cuestionamiento porque mientras el altruismo deportista y demás celebridades locales, sean ellos, y por ellos, los únicos artífices quienes gestionen la inversión empresarial, la representativa dirigencia política seguirán siendo ignorados en su abismal negligencia vergonzosa.


Y retorno a la tertulia, que en dos ejemplos le dije: De 10 ciudadanos costeños habilitados para sufragar, 4 son la mayoría, mientras el resto quedamos las minorías y quienes se abstienen de salir de sus casas a votar.


Pero si estos abstencionistas que ahora atienden juiciosamente el llamado de las autoridades competentes de quedarse en casa para evitar contagiarse, él y su familia, de esta temeraria pandemia llamada covid-19, pero para las próximas contiendas a elegir parlamentarios igual se siguen quedando en casa mientras la indolencia costeña contra los pobres continúa eligiéndose, para entonces, ellos también serían llamados bultos en la comunidad. Y eso animó al taxista al querer continuar el viaje.


Lea también: El engañoso populismo punitivo


@PapaFrancisco: ¡Que hermoso sería si los pobres tuvieran en nuestro corazón el lugar que ocupan en el corazón de Dios! #DiaMundialdelosPobres.


Mi nota reconfortante: De una fuente cercana entre mis lectores, me había comentado que en una de mis redes sociales estaba una de mis columnas de opinión en la lista de las tendencias; y de seguir en este ascenso, por el cual agoto mi tiempo libre, y si así libremente lo vayan compartiendo, me recordará este taxista al leerme, aunque ese domingo tenía tapabocas, por mi libre pensar, me identificará.


2 Corintios 7:2. Admitidnos: A nadie hemos injuriado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos engañado.


Te invito visitar mi blog: http://lavozdelcarmen.blogspot.com