Impuesto a bebidas azucaradas financiaría atención primaria en salud



La designada ministra de Salud, Carolina Corcho (foto), afirmó que el impuesto a las bebidas azucaradas dentro de la eventual reforma tributaria que presentará el nuevo gobierno es una medida de salud pública y detalló que los recursos recaudados serán destinados para la atención en salud de los menores.


“Es una propuesta gradual para gravar las bebidas azucaradas y que nos van a implicar desincentivar el consumo de gaseosas y este tipo de bebidas. Eso va a tener un impacto sobre la diabetes, la hipertensión, sobre las enfermedades crónicas no transmisibles (...) además es un impuesto que descarga un porcentaje importante en salud en enfermedades prevenibles”, dijo la ministra designada.


Lea también: Estas serán las prioridades en materia de salud del Gobierno Petro


Los detalles del impuesto a las gaseosas los entregó ante la Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos (ACESI), en Cartagena, quienes aplaudieron la propuesta y a quienes Corcho les pidió apoyo para defenderla. “Sabemos que no es fácil pero las luchas hay que darlas y es una lucha del sector salud”, dijo.


Según explicó, el impuesto a las bebidas azucaradas es una propuesta que busca comprender los determinantes sociales de la salud.


“En nuestra propuesta la destinación específica que le dimos a ese impuesto fue agua potable y para financiar atención primaria en salud, que debería ser la vocación que adopte el modelo”, añadió.


La designada ministra Corcho reiteró que entre las políticas sociales más retadoras que tiene el nuevo gobierno es la política de salud y confirmó que la eventual reforma al sistema será presentada el próximo año.


Ocampo confimó el impuesto


Por su parte, el ministro de Hacienda de la administración Petro, José Antonio Ocampo, confirmó este jueves que en la reforma tributaria sí incluirán un impuesto para las bebidas azucaradas y para alimentos ultraprocesados.


El jefe de la cartera de Hacienda indicó: “Sí. Vamos a incluir bebidas azucaradas y comidas ultraprocesadas. De hecho, ese es un impuesto que se espera que desaparezca con el tiempo porque esperamos que esas bebidas y comidas se vayan reduciendo en términos de consumo. Es decir, el propósito no es recaudar impuestos sino contribuir a la salud pública”.


Ocampo agregó que todavía están mirando que más se incluye en la reforma tributaria y que por eso, de momento, no se pueden dar muchos detalles al respecto.


Lea también: Así será la reforma tributaria de Petro


Así las cosas, el ministro puso fin a la contradicción que se presentó en algún momento porque algunos integrantes de la nueva administración estaban enviando mensajes diferentes sobre este impuesto, donde se generaba incertidumbre sobre si se iba a incluir o no en el articulado que se está cocinando.


El ministro insistió que con la reforma no se van a recaudar $50 billones desde el primer año, sino que va algo gradual: “estamos diciendo que el objetivo son $50 billones o cerca de $50 billones, lo que pasa es que no se obtienen el primer año. Al final del gobierno esperamos que se haya recaudado con esta reforma algo cercano a los $50 billones al año”. COLRPENSA / DATAIFX