Estas serán las prioridades en materia de salud del Gobierno Petro



La próxima ministra de Salud, Carolina Corcho, ya empezó a delimitar las prioridades en materia sanitaria durante el Gobierno de Gustavo Petro.


En una intervención que hizo durante un evento de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) Corcho aseguró que quería enviar un “mensaje de tranquilidad”. Según señaló, el país debe superar la polarización que trajo el proceso electoral y abrirse al diálogo.


Lea también: Expresidente de Saludcoop fue condenado a 10 años de cárcel


La ACHC destacó cinco puntos que usará Corcho como derrotero.


1. Reforma a la salud


Pese a las polémicas que ha generado una posible reforma a la salud y la propuesta de eliminar las EPS, Corcho reiteró que el sistema de salud requiere un cambio estructural.


“Con el presidente planteamos que hay que revisar la intermediación financiera y administrativa a la luz de otros sistemas de salud en el mundo, si sí es necesario ese intermediario”, aseguró, refiriéndose a las EPS.


Para Corcho, el modelo de salud que se planteó a partir de la Ley 100 estaba basado en el aseguramiento y no logró lo que se proponía. Pese a que Colombia ha mejorado en varios indicadores como el gasto de bolsillo (el dinero que los ciudadanos deben pagar por su cuenta para servicios de salud o medicamentos) y la mortalidad de mujeres gestantes, Corcho señaló que no todas las EPS han cumplido con su trabajo.


“Se han liquidado varios intermediarios y no han tenido los respaldos de reservas técnicas, de reaseguros, que permitan saldar las deudas, y dejaron unos daños colaterales que tienen al sistema averiado”, dijo Corcho.


Además, recordó que hay 14 EPS que entraron en liquidación durante el actual Gobierno.


2. Robustecer la información


“El sistema de información debe tener la capacidad de censar al enfermo y al aliviado”, indicó la próxima jefa de la cartera de salud.


Explicó que en este punto se deben contrastar los datos de organizaciones independientes y de la sociedad civil con las cifras estatales que maneja el Ministerio de Salud. En este punto advirtió que se apoyará en desarrollos de big data.


Lea también: Proyecto de reforma a la salud, en cuidados intensivos


Esta transparencia en la información también estaría directamente ligada al manejo de los recursos públicos en el sector salud. Por eso, advirtió que todas las cuentas del sistema deben ser públicas.


“Es un reto enorme, pero nos va a ayudar a ser un sistema transparente, y eso es lo que queremos, que las cosas se hagan bien de cara al interés público”, anotó.


3. Prevenir y predecir


Según explicó Corcho, el sistema de salud debe decantarse por la atención primaria, no limitarse solo a la prevención, sino centrarse también en la capacidad de predecir qué problemas de salud pública podrían acoger con más fuerza a territorios específicos.


“Para tener un sistema de salud predictivo, necesitamos un sistema con datos epidemiológicos, inclusive datos de tamizaje a nivel individual que nos permitan predecir, con apoyo de la ciencia, para evitar enfermedades o hacer intervenciones de política pública inteligentes”, aseguró Corcho.


Según dijo, debe mantenerse el foco de garantizar el derecho fundamental a la salud.


Lea también: Así afecta la comida chatarra la salud de los niños a largo plazo


4. Lo social en llave con la salud


En salud pública se ha empezado a volver muy frecuente el término “determinantes sociales”, que se refiere a las situaciones y las características que pueden incidir en el estado de salud de una persona.


Corcho, en una de las coincidencias que tiene con el sistema de salud actual, también quiere enfocarse en estos factores sociales. Por ejemplo, destacó que hay que ponerle la lupa a la falta de un sistema de acueducto y alcantarillado adecuado en algunas poblaciones.


Aquí también entran otras problemáticas que les atañen a otras carteras ministeriales, como la cobertura de otros servicios públicos, la pobreza y la seguridad alimentaria.


El actual Ministerio de Salud también ha hecho esfuerzos en ese sentido. Por ejemplo, creó un Observatorio Nacional de Equidad en Salud (ONES).


5. Los trabajadores del sector salud


La entrante ministra dejó entrever que viene de defender los derechos de los trabajadores de la salud. En su discurso aseguró que la precarización laboral es, para ella, una de las consecuencias de la “intermediación financiera”, que de nuevo alude a las EPS.


Lea también: ¿Por qué no se habla del futuro de la salud en plena pandemia?


No obstante, hizo un guiño para conciliar con los empresarios del sector salud. “Requerimos el compromiso del sector prestador para formalizar y dignificar”, advirtió y anotó que entendía que se trata de un proceso gradual.


Este es un punto álgido del sistema de salud hoy, pues se calcula que alrededor de 7 de cada 10 trabajadores del sector están tercerizados. COLPRENSA