top of page

El holocausto colombo-palestino

Por: Edwin Doria



A propósito del conflicto Histórico Israelí-Palestino dónde los ojos del mundo están mirando con estupor como el gobierno de Benjamín Netanyahu masacra, sin escrúpulos, la población palestina, con la complicidad de las potencias occidentales, es un campanazo de alerta para los pueblos del mundo que luchan por su libertad contra la hegemonía del poder político, económico, cultural y militar que posee el imperio capitalista occidental.



El nuevo Holocausto Palestino, es la persecución y aniquilación perpetuada por el régimen fascista Israelí contra el pueblo palestino durante el transcurso de la segunda mitad del pasado siglo y lo que va corrido del siglo XXl, los asesinatos han tenido lugar en todos los territorios ocupados por Israel. Lo que hace necesario que los pueblos con vocación de lucha por la libertad, aúnen esfuerzos para detener la barbarie o como lo llaman en el lenguaje diplomático de los derechos humanos, el genocidio.


Está situación que no es atípica, se repite cada tanto, para dejar constancia de la supremacía de quienes ostentan el poder global de las armas, las finanzas y la política, y también, como ejemplo castigador para los pueblos rebeldes del mundo que desafían con dignidad a quienes se consideran así mismo, dueños del planeta.


El Holocausto Palestino, no es distinto a lo que ocurre en Colombia desde el siglo pasado hasta la actualidad, perpetuado por el régimen mafioso, político y empresarial colombiano, en todo el territorio nacional contra el pueblo campesino, étnico y popular con bombardeos, hornos crematorios, casas de pique, masacres, desplazamiento violento, asesinatos selectivos a líderes y lideresas sociales, despojo al pueblo colombiano de sus territorios y su riqueza cultural, que lucha y resiste para liberarse de la explotación y sometimiento del capital armado y mafioso extranjero y nacional.


Este panorama descarnado nos invita de manera directa a profundizar más en el conocimiento del conflicto social, económico, cultural, ambiental y armado que vive nuestro país desde la invasión española, la instauración de la República y el conflicto bélico interno por más de setenta años, que la mayoría de colombianos y colombianas hemos olvidado y por esos motivos somos indiferentes e ignorantes de las verdaderas causas históricas por las cuales no hemos logrado la Paz en este país.



Es hora de tomar consciencia y cartas en el asunto. Es el momento de convocarnos masivamente para defender nuestro legado de lucha que heredamos de los rebeldes que ofrecieron sus vidas para liberarnos del dominio opresor de los dueños del capital, lo que constituye, el bastión social, político y cultural más preciado de los pueblos del mundo, para la construcción de una hegemonía alternativa popular en libertad.

bottom of page