top of page

Crianza Respetuosa: un ejercicio de consciencia para los padres

Por: Giovanna Fuentes



Cada ser humano que viene a este mundo, nace con un propósito y trae una historia de su clan familiar. Pese a que cada día en el planeta nacen cientos de niños, poco se toma consciencia en pleno siglo XXI sobre la crianza respetuosa, los derechos de los niños, el cuidado, bienestar y protección de los pequeños. Algunos padres con sus buenas intenciones de sacar a sus hijos adelante hacen lo mejor que pueden para educarlos, sin embargo, poca consciencia se tiene sobre la forma de educar y criar hijos. Los padres repiten a veces el mismo modelo de crianza que le dieron sus padres, se transmiten los mismos paradigmas y creencias de generación en generación y se escuchan frases como: ‘eso se hace así y punto’, ‘así me educaron mis padres’. ‘En esta casa se hace lo que yo digo’, etc…


Es cierto que ningún ser humano, nace con la cartilla debajo del brazo que le indica las lecciones para ser padre al detalle, sin embargo, todos los seres humanos podemos hacer las cosas diferentes. Empezando por conocernos a nosotros mismos, haciendo un ejercicio personal de retrospección. Hace 15 años, mi vida cambio para bien. Cuando elegí convertirme en Coach, pero sobre todo cuando elegí trabajar en mi amor propio, en mi autoestima y hacer un viaje interior. He aprendido tantas lecciones de vida, a través de mis clientes o coachees y de la vida misma que me ha enseñado que por más situaciones complejas, siempre saldrá el sol y brillaremos.



Es por ello, que de las ciento de sesiones de coaching que he realizado en mi vida como Coach en el sector empresarial, gubernamental y también de manera personal que he escuchado, que muchos de los dolores que se reflejan en la vida adulta tiene que ver con nuestros padres, las dos principales personas en nuestra vida, o con los adultos que nos criaron.


Así que hoy, les voy a hablar de la crianza respetuosa, para que las nuevas generaciones de padres, adquieran herramientas que los apoyen a educar a sus pequeños de manera armónica y con consciencia.


¿Qué es la crianza respetuosa?


Es un enfoque que reconoce la individualidad de cada pequeño en donde se busca fomentar un ambiente amoroso y comprensivo en el que puedan crecer y desarrollarse plenamente por derecho divino. Se basa en el respeto mutuo entre padres e hijos, promoviendo la comunicación abierta, la empatía y la comprensión de las necesidades únicas de cada niño.


Para ejercer la crianza respetuosa es importante tener en cuenta los siguientes parámetros:


Reconocer la individualidad


Hay que tener presente que cada ser humano es único, original e irrepetible. Nace con una personalidad que se va moldeando de acuerdo a la educación, experiencias y ritmo de desarrollo. La crianza respetuosa reconoce y celebra esta individualidad, evitando comparaciones entre hermanos o con otros niños. Los padres que practican este enfoque están abiertos a adaptarse a las características únicas de sus hijos y permiten que estos se desarrollen según sus propios tiempos, talentos y capacidades únicas.


Comunicación Abierta


La comunicación efectiva (es decir asertiva usando palabras adecuadas y escuchando de verdad) es un pilar fundamental de la crianza respetuosa. Fomentar un ambiente en el que los niños se sientan seguros para expresar sus pensamientos y sentimientos contribuye al desarrollo de habilidades sociales y emocionales saludables. Escuchar activamente, validar las emociones y hablar con respeto son elementos clave de esta comunicación abierta y afectuosa.


Establecer límites con amor


La crianza respetuosa no implica la ausencia de límites, sino más bien establecerlos de manera amorosa y comprensiva. Los límites claros proporcionan estructura y seguridad, pero se establecen con empatía y respeto hacia las necesidades del niño. Es importante involucrar a los niños en la comprensión de las razones detrás de los límites, fomentando así su capacidad de tomar decisiones informadas.


Empatía en acción


Entender y compartir las emociones de los niños es esencial en la crianza respetuosa. Cuando los padres practican la empatía (tener la capacidad de comprender el contexto del otro) poseen mayores habilidades para satisfacer las necesidades emocionales de sus hijos. Reconocer las emociones, brindar apoyo y ser un modelo de empatía enseña a los niños a comprender y manejar sus propias emociones de manera saludable.



Involucrar a los Niños en la toma de decisiones


Incluir a los niños en la toma de decisiones, dentro de límites razonables, les otorga un sentido de autonomía y responsabilidad. Esto no solo fortalece su autoestima, sino que también fomenta la toma de decisiones informada y el desarrollo de habilidades de resolución de problemas desde una edad temprana.


Modelando el Respeto


Los niños aprenden como punto de partida a través del ejemplo. Los padres que practican la crianza respetuosa modelan el respeto hacia los demás, fomentando relaciones saludables y equitativas. Tratar a los niños con respeto no solo fortalece la relación padre-hijo, sino que también establece un patrón que los niños replicarán en sus interacciones con los demás.


En conclusión para practicar la crianza respetuosa, debes antes iniciar un viaje al interior, para transformar tus paradigmas, creencias y descubrir una nueva forma de hacer las cosas en tu vida. La crianza respetuosa es un estilo de vida, como el coaching que te eleva a realizar prácticas nuevas y transformar el observador de tu vida, a cambiar hábitos destructivos por hábitos saludables que iluminen la vida de tus hijos y la tuya, al adoptar principios como el respeto mutuo, la comunicación abierta y la empatía, los padres pueden contribuir significativamente al desarrollo de niños felices, seguros y equilibrados. Cada gesto de respeto y comprensión forma parte de la construcción de un vínculo duradero y afectuoso que perdurará a lo largo de la vida y tendrá un impacto positivo en la sociedad.

Comments


bottom of page