Banco de la República aumenta proyección de inflación de 7,1% a 9,7%



El equipo técnico del Banco de la República dio a conocer el “Informe de Política Monetaria” correspondiente al mes de julio de 2022. En el documento se evidencia que, como lo había anunciado el gerente del Banco de la República (BanRep), Leonardo Villar, el pronóstico de crecimiento de la economía colombiana para 2022 se revisó al alza. También revisaron al alza las proyecciones de inflación y precios de petróleo para 2022 y 2023.


Lea también: Inflación cerraría 2022 en 7% : Fedesarrollo


Inflación 2022 y 2023


En el informe se evidencia que las proyecciones sobre inflación para 2022 y 2023 se elevaron. En el caso del año 2022 pasan de 7,1% a 9,7% y en el de 2023 de 4,8% hasta 5,7%, muy por encima de la meta del Banco de la República (3%).


El documento destaca que los choques internacionales de costos, intensificados por la invasión de Rusia a Ucrania, han sido más persistentes de lo estimado y contribuyeron a elevar la inflación. A esto se suman los efectos de la indexación, unos excesos de demanda mayores de lo estimado, un mercado laboral más ajustado, unas expectativas de inflación que siguen aumentando y que superan el 3%, y las presiones provenientes de la tasa de cambio.


“El pronóstico supone una buena oferta interna de alimentos perecederos, aunque también unos precios internacionales de los alimentos procesados que se mantendrían altos. Para la subcanasta de bienes, el final de la emergencia sanitaria implica una reversión de la rebaja del impuesto al valor agregado (IVA) aplicada a productos de aseo e higiene, generando aumentos en los precios de este grupo. Por otro lado, el proceso de ajuste de la política monetaria y la moderación de los choques externos contribuiría a que la inflación y sus expectativas empiecen a ceder en el tiempo y retomen su convergencia hacia la meta. Así, la nueva proyección sugiere que en el segundo semestre de 2022 la inflación continuaría elevada y finalizaría en un 9,7 %, pero a lo largo de 2023 empezaría a ceder para cerrar el año en el 5,7 %. Estos pronósticos están sujetos a una gran incertidumbre, especialmente alrededor del comportamiento futuro de los choques externos de costos, del grado de indexación de los contratos nominales y de las decisiones que se tomen en cuanto al precio interno de los combustibles”, señala el informe.


Producto Interno Bruto 2022


El equipo técnico elevó de 6,3% a 6,9% su previsión de crecimiento de la economía colombiana para este año. Sin embargo, disminuyó la de 2023 de 2,9% a 1,1%.

“El crecimiento económico del primer trimestre resultó mejor de lo estimado en abril y los indicadores de actividad económica para el segundo sugieren que el PIB se mantendría alto, en un nivel que sería superior al del primero. La demanda interna habría mantenido una buena dinámica debido, en especial, a un consumo privado que volvería a crecer trimestralmente, como lo sugieren las cifras de matrículas de vehículos, las ventas de comercio al por menor, las compras con tarjetas de crédito y los desembolsos de préstamos para consumo. La desaceleración de las importaciones de maquinaria y equipo desde el alto nivel observado en marzo, que contrasta con el buen desempeño de las ventas y licencias de construcción de vivienda, apuntan a un nivel de la inversión similar al registrado en los primeros tres meses del año. La información de comercio exterior indica que el déficit comercial se reduciría, debido a unas importaciones que serían menores con respecto a los altos valores observados en el primer trimestre y a unos niveles estables de las exportaciones. Para lo que resta del año y 2023 se espera que el consumo se desacelere desde los niveles elevados observados en la primera mitad del año, como consecuencia, en parte, de una menor demanda represada, de unas condiciones financieras internas más apretadas y de un deterioro del ingreso disponible de los hogares por el aumento de la inflación. La inversión continuaría recuperándose de forma lenta, sin alcanzar los niveles observados antes de la pandemia. La menor dinámica esperada de la demanda interna y los altos niveles de los precios del petróleo y de otros bienes básicos que exporta el país se reflejarían en una reducción del déficit comercial. Con todo esto, el crecimiento económico para el segundo trimestre de 2022 se situaría en el 11,5%, y en todo 2022 y 2023 en el 6,9% y 1,1 %, respectivamente”, argumentó.


Lea también: FMI subió proyección de crecimiento del PIB colombiano en 2022 a 4,5%


Proyecciones sobre petróleo


En el informe se revisó al alza el pronóstico sobre precios de petróleo para 2022 y 2023. Pasa de US$101 a US$103 por barril en 2022 y de US$87 a US$91 por barril en 2023.

“En el horizonte de pronóstico se suponen precios del petróleo relativamente elevados, debido a la persistencia en las disrupciones de oferta y a los bajos niveles de inventarios. En el segundo trimestre la cotización internacional promedio de la referencia Brent fue cerca de USD112 bl, valor superior al proyectado en el informe de abril (USD108 bl). A los elevados precios del petróleo ha contribuido la disminución observada y esperada en la producción rusa de crudo y sus derivados, debido a las sanciones sobre el sector petrolero de ese país. Además, los precios se han visto impulsados por las dificultades que han experimentado algunos miembros de la OPEP+ para cumplir con sus compromisos de extracción y la respuesta moderada en la inversión y producción de otros países. Lo anterior, sumado al bajo nivel de inventarios, explica las revisiones al alza en la senda de la cotización internacional del petróleo en el presente Informe. No obstante, las menores perspectivas de crecimiento económico mundial estarían mitigando las presiones al alza sobre los precios, lo cual, sumado a las perspectivas de un repunte de la oferta mundial en los países diferentes a Rusia, contribuiría a que la cotización internacional del crudo disminuya en el horizonte de pronóstico. En este contexto, se espera un precio promedio para la referencia Brent de USD103 bl en 2022 y USD91 bl en 2023, aunque la incertidumbre sigue siendo elevada debido a los múltiples choques que afectan este mercado”, argumentó el equipo técnico del Emisor.


Desempleo


Se mejoró levemente el pronóstico sobre desempleo para este año desde un 10,9% hasta un 10,8%.


“El equipo técnico estima que la TD (tasa de desemoleo) nacional continuaría disminuyendo lentamente hasta ubicarse en un 10,2% a finales de 2022. Así, el promedio para todo el año se ubicaría entre el 10,2% y el 11,5%, con valor más probable del 10,8%. En el caso de las zonas urbanas, se estima que la TD promedio se ubicaría en 2022 entre el 10,4% y el 11,7%, con un escenario central del 11,1%27. Las estimaciones también sugieren una brecha de desempleo urbana más negativa que la estimada en el reporte anterior, lo cual implicaría un mercado laboral más apretado que puede generar presiones inflacionarias”, indica el Informe de Política Monetaria de julio.

Déficit en la cuenta corriente


Para 2022 el equipo técnico del banco central colombiano aumentó su proyección sobre déficit en la cuenta corriente del 4,7% a 5,1 % del PIB. A pesar del incremento, esta es una cifra inferior al 5,7% del PIB que tuvo Colombia el año pasado.


“A este resultado contribuirían los mayores precios de los principales productos exportados, los cuales impulsarían el valor de las ventas externas del país, a pesar de la modesta recuperación esperada en la producción de varios de estos bienes. Además, las exportaciones no tradicionales mostrarían una buena dinámica, repuntarían los ingresos externos netos provenientes del turismo internacional, y se registrarían altas transferencias corrientes.


Lea también: Colombia es el tercer país de la OCDE con mayor desempleo


Sin embargo, de acuerdo con el documento, se prevé que el déficit externo se mantenga relativamente elevado debido a las mayores importaciones de bienes y servicios, reflejo de la buena dinámica de la demanda interna. Al crecimiento nominal de las importaciones aportarían los incrementos de los precios, en gran medida de los combustibles y de los insumos para la industria y la agricultura. Además, la mayor remisión de utilidades al exterior de empresas con capital extranjero, el incremento del pago de fletes por las elevadas tarifas internacionales del transporte de mercancías, y el aumento de los intereses de la deuda externa limitarían el cierre del déficit externo.


Para 2023 se prevé que el déficit de la cuenta corriente continúe reduciéndose y represente el 4,1 % del PIB. DATAIFX