top of page

Petro asume los problemas de la electricidad en el Caribe



El presidente Gustavo Petro abordó esta semana el problema de las altas tarifas y las incertidumbres de continuidad del servicio de electricidad del Caribe colombiano, al cumplir el primer mes de su mandato y en momentos en que hasta el alcalde barranquillero Jaime Pumarejo está haciendo anuncios de protesta en las calles por considerar agotada la gestión común.


Petro puede ayudar frente a los problemas del servicio de electricidad, que son varios y están plenamente identificados, y, según parece, su primer objetivo es frenar las alzas progresivas. Implica modificar decisiones de orden administrativo e inversiones en redes. Muy complejas, ciertamente, pero no por fuera de su gobierno. Será cuestión de voluntad y capacidades.



Cumple su primer mes con importantes elementos de sus políticas suficientemente expuestos en una serie de discursos en foros, decisiones de gobierno y activo manejo de los medios de comunicación y las redes sociales.


Mejorar la confianza en la electricidad le conectará mejor con la región Caribe, ya que no satisfacen totalmente, ni siquiera a sus propios partidarios, decisiones suyas en materia de nombramientos o empoderamiento de nuevos liderazgos. Preocupante es, además, que proyectos largamente esperados, como la Mojana y el Canal del Dique, empiecen nuevos ciclos ambientales y financieros que se creían superados. De manera que la agenda petrista Caribe está por hacer. Apenas arranca. Sus visitas frecuentes a Cartagena no han sido para temas territoriales.


Ha tenido, eso sí, un gobierno bastante movido al cumplir el primer mes. En primer lugar, este es un gobierno que muestra claridad en la agenda de reformas necesarias y que, adicionalmente, muestra compromiso para hacerlas. Igualmente, que asume con vigor los temas de seguridad, narcotráfico y derechos humanos para conducir a la paz con preferencia en acuerdos con los actores reales.


El Presidente ha expuesto con suficiencia su visión de nación con el criterio de trascendencia sobre su mandato. Repite con frecuencia que la retórica debe ir acompañada de la acción. Sus principios y objetivos no dejan dudas sobre conceptos como la paz, producir para poder repartir, hacer las reformas trascendentales sobre bases de consenso, la autoridad moral del poder armado de la nación, reducir las brechas, mejorar el liderazgo de Colombia en América Latina y el Caribe, y empezó a liderar los diálogos territoriales o regionales con la promesa de que los consensos son vinculantes.


Sin mencionarlo, Petro soporta sus políticas en la filosofía de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), lo cual tiene de positivo que son conocidas ya y tienen equipos internacionales y nacionales de aplicación por su reconocimiento en los énfasis de antipobreza, protección al medio ambiente, paz y acuerdos democráticos para las políticas.


Recientemente ha insistido sobre las limitaciones fiscales para cumplir los objetivos de gobierno como parte de sus esfuerzos para la reforma tributaria y la reorientación del gasto. La palabra prioridad se volvió común en sus discursos en todos los escenarios.

Importante es el respaldo internacional hasta ahora logrado, tanto con Estados Unidos, como con Europa y otras naciones. El restablecimiento de las relaciones totales con Venezuela es una apuesta importante, al igual que sus anuncios sobre la recuperación del Pacto Andino. Petro busca liderazgo internacional.


Le debilitan algunas anuncios o acciones audaces propios en el Presidente o de miembros de su gabinete y habrá que esperar desarrollos sobre la gestión en las fuerzas del orden y la seguridad por la audacia de un cambio sin antecedentes en la cúpula y la incorporación de criterios de derechos humanos en sus rutinas. La paz total que promueve requiere fortaleza en las capacidades del Estado. Hay riesgos de saboteo, como el mismo lo dijo al reaccionar con motivo del asesinato de los siete policías en Neiva.



Igualmente preocupan rasgos de caudillismo en medio de ese discurso de democracia abierta y permanente o humildad republicana. Malo si se extiende más agentes de su gobierno. Habrá que esperar. Apenas va el primer mes.


Por lo pronto, es de especial interés regional saber qué puede ocurrir en los temas de electricidad y manejo del río Magdalena. Con ellos se aproxima el gobierno de Petro al Caribe.

コメント


bottom of page