Llaman a juicio a Emilio Tapia por caso Centros Poblados



En un documento de 44 páginas la Fiscalía presentó el escrito de acusación en contra del contratista Emilio Tapia, Luis Fernando Duque, representante de la Unión Temporal Centros Poblados, y Juan José Laverde, integrante de Rave Agencia de Seguros, por el escándalo de Mintic, en el que se perdieron 70.000 millones de pesos. Lea: Caso Centros Poblados: Tapia ya pidió pista para delatar cómplices


Lea también: CTI captura a Emilio Tapia y Luis Duque por caso Centros Poblados


Con esta decisión, Tapia, Duque y Laverde quedaron formalmente llamados a juicio, para responder por los delitos de falsedad en documento privado, por la garantía que presentaron del Banco Itaú, y fraude procesal, por las garantías de cumplimiento y acta de inicio del contrato.


De acuerdo con la Fiscalía fueron falsificadas tres pólizas: la de buen y adecuado manejo del anticipo, la que respaldaba el cumplimiento general del contrato y una sobre el pago de los salarios, para cumplir con el requisito de la contratación.


Bajo esta línea la Fiscalía aseguró que Emilio Tapia fue quien presentó a Juan Carlos Bayona, socio de Novotic, los nombres de ICM ingenieros y las demás empresas que ahora conforman Centros Poblados, por lo que ‘en la sombra’ habría sido Tapia quien orquestó todo para la adjudicación.


Frente a Laverde, la Fiscalía indicó que fue quien hizo el contacto para conseguir la oferta falsa y luego se la envió al representante legal de la UT para que la entregara al Ministerio.


Por último y con relación a Luis Fernando Duque, la Fiscalía dijo que como representante legal de la Unión Temporal y responsable para suscribir los actos contractuales fue el encargado de gestionar con Juan José Laverde y Emilio Tapia el trámite las prescripción de esas tres garantías de cumplimiento, firmó las garantías falsas y las hizo llegar al Mintic.


Lea también: ¿Qué tiene que ver Emilio Tapia en el escándalo de Centros Poblados?


La acusación dice además que los detenidos indujeron a un error a los servidores públicos encargados de hacer la revisión de la adjudicación. COLPRENSA