Las expectativas de cambio que trae el nuevo Congreso de la República



El nuevo presidente del Senado, Roy Barreras, en su tradicional estilo y cumpliendo su palabra de que trabajará sin descanso para hacer realidad los cambios que requiere el país en esta legislatura, avanza en reuniones con nuevos funcionarios del Gobierno entrante.


No había pasado ni una hora de la instalación del Congreso de la República, cuando uno de sus nuevos ilustres integrantes ya estaba reclamando por lo que estaba sucediendo allí en el histórico Salón Elíptico.


Lea también: Los pendientes que deja la gestión del Congreso 2018-2022


Era el ingeniero Rodolfo Hernández, quien un mes atrás sacó 10,6 millones de votos, lo cual lo puso de segundo en la competencia por la Presidencia de la República y le dio una curul en el Senado. “Tiene más orden una corraleja que la sesión de apertura del Senado, pobre de mi país”, escribió Hernández.


La expresión de Hernández fue la que dijeron, de manera pública y privada, la mayoría de los senadores y representantes nuevos que llegaron al Congreso por primera vez, en especial los jóvenes, que desde el año pasado y en marzo lograron los votos para ser congresistas con el compromiso, entre otras cosas, de modificar el funcionamiento del Poder Legislativo para hacerlo más eficiente y que cumpliera con los deseos de cambio que esperan los colombianos del mismo.


Su desencanto no pudo ser mayor. Abucheos, aplausos, gritos, recriminaciones a viva voz y la tradicional marulla jurídica para impedir alocuciones y decisiones formales de las plenarias, fue lo que encontraron entre miércoles y jueves, en las dos primeras sesiones que ha habido del Congreso 2022-2026, con las que ya se prendieron las alarmas de que lo prometido y lo esperado no se pueda cumplir.


Una de esas debutantes, la representante a la Cámara por Magdalena y del movimiento Fuerza Ciudadana, Íngrid Aguirre, aseguró frente a lo que pasó que “nos dimos cuenta que es un Congreso renovado, casi el 70% son nuevos, jóvenes que tienen ganas de trabajar, son la voz de las regiones, vemos representantes con ganas de ser la voz de los campesinos, de los jóvenes, de las mujeres que somos casi el 45% del Congreso”.


Pero una de las principales críticas al funcionamiento del Congreso y promotora en su momento del colectivo ‘Trabajen vagos’, Cathy Juvinao, hoy representante a la Cámara por la Alianza Verde, afirmó que lo visto esta semana es algo normal, “no es nada espectacular, algo exótico fue que no eligieran las directivas de la Cámara sino hasta el día siguiente”.


Pero aunque la expectativa en la ciudadanía pareció romperse por lo que pasó, lo cierto es que los cambios no son de un día para otro, y así precisamente lo destaca Juvinao, quien hace un llamado a los colombianos a que no crean las ‘fake news’ que ya salen incluso desde las bodegas de los twitteros.


Lea también: Las 3 claves que explican la histórica victoria de Petro


Reforma constitucional


“Se debe llamar a la calma, apenas van dos días, no puede ser que los ciudadanos estén decepcionados, todas las radicaciones de los proyectos están por venir. No es fácil lograrlo, pero es por primera vez, que como bancada mayoritaria y con apoyo del gobierno que se van aprobar”.


La congresista Juvinao anunció que la próxima semana se radica una reforma constitucional, con el apoyo de varios partidos, para lograr la reforma de varios aspectos del funcionamiento del Congreso de la República. Son cuatro los puntos, el primero es recortar el periodo de receso de los congresistas, para que tengan más sesiones de trabajo.


En junio pasado se hundió un acto legislativo, en su última votación, en donde se ordenaba que las sesiones del primer semestre del año en el Congreso deberían comenzar a mitad de febrero y no el 16 de marzo como es tradicional que pasa.


Otro punto de la reforma que se tramitará es fijar un límite a la presencia de los congresistas. En la actualidad los senadores y representantes pueden aspirar a la reelección sin importar los periodos en que lo logren, por ejemplo del Congreso saliente se fueron el representante Germán Navas y los senadores Luis Fernando Velasco y Jorge Enrique Robledo, quienes llevaban más de 20 años o como Efraín Cepeda, el senador conservador que lleva desde 1994.


La reforma, dice Juvinao, también espera crear una nueva causal de pérdida de investidura, el tráfico de prebendas, además de vicios viejos como el ausentismo. También se busca que la enmienda incluya una norma que baje el alto salario que devengan los congresistas de manera mensual.


Revisar reglamento del Congreso


Al respecto la representante Aguirre, de Fuerza Ciudadana, señala que “sin duda esta debe ser una de las reformas que debe ser prioridad para nosotros, estamos viendo que los congresistas sesionan muy poco, hay que bajar los salarios, además es muy elevado el número de días de descanso. Es una prioridad”.


Aguirre además coincide que es muy pronto para decir que el Congreso nuevo no está haciendo nada, “no se puede lanzar aún ese juicio, es la emoción de los jóvenes, hay un choque con las viejas prácticas, es una bancada nueva con ganas, estamos en un proceso de adaptación”.

Lea también: Duque centró su periodo en la seguridad, pero deja un país más violento


El exjuez Suárez Vacca sostiene que es urgente revisar el reglamento del Congreso, y además pide a sus compañeros y al presidente Gustavo Petro, que esa reforma sea incluida en las prioridades legislativas para que sean realidad muy rápidamente.


Mientras esto pasa, el nuevo presidente del Senado, Roy Barreras, en su tradicional estilo y cumpliendo su palabra de que va a trabajar sin descanso para hacer realidad los cambios que requiere el país en esta legislatura, avanza en reuniones con nuevos funcionarios del gobierno entrante para que se apuren la redacción de proyectos claves como la reforma agraria. COLPRENSA