El gobierno de los viejos



Alguna parte de la ciudadanía ha criticado ácidamente el hecho de que los primeros ministros que ha escogido el presidente electo Gustavo Petro para conformar el gabinete que comenzará a gobernar a partir del próximo 7 de agosto son “viejos”. Es decir, que sobre todo en las carteras más importantes para alcanzar a cumplir las promesas que hizo durante su campaña los elegidos pasan de por lo menos 70 años. De hecho, varios de ellos ya han sido ministros desde hace varios años. Son Cecilia López Montaño en Agricultura (79 años), José Antonio Ocampo (70) en Hacienda, como canciller Álvaro Leyva Duran (79) y en Cultura Patricia Ariza (76).


Lea también: Hacia el gran acuerdo nacional


La verdad que hay un gran contraste con el presidente saliente Iván Duque (45), uno de los más jóvenes que ha tenido el país, y cuyo gabinete muy joven estaba conformado por sus contemporáneos amigos personales y compañeros de universidad. Ya sabemos cómo le fue.


Lo cierto es que en el caso colombiano en los últimos años hemos escogido a dos presidentes de la república de la tercera edad que, además, fueron reelegidos: Álvaro Uribe que acaba de cumplir 70 años y Juan Manuel Santos que llegó a los 71. Ambos protagonistas de primer orden en las últimas décadas. De paso, acabamos de ver como el candidato Rodolfo Hernández, de 78 años, estuvo a punto de ser presidente con una votación superior a los 10 millones de sufragios.


La Gerontocracia – como se le llama al gobierno de las personas mayores – se ha venido tomando la dirigencia del mundo actual. En efecto, en el plano internacional parece imponerse la experiencia y veteranía de los principales mandatarios conformando un nuevo mapa del poder basado en la confianza de los ciudadanos en las canas de personajes que son de la tercera edad. Por ejemplo, en el país más poderoso del mundo – los Estados Unidos – las disputas presidenciales de los últimos tiempos han estado entre Joe Biden – actual mandatario – con 79 años, Donald Trump con 76 y Hillary Clinton con 74. La excepción ha sido Barack Obama que sin embargo ya bordea los 60. En otros países vemos a Andrés Manuel López Obrador (68) en México, el inolvidable Pepe Mojica (87) en Uruguay, Sebastián Piñera (72) en Chile, quien fue reelegido, Jair Bolsonaro (67) en Brasil y Raúl Castro (91) en Cuba, entre muchos otros


Y en otros ámbitos podemos mencionar al Papa Francisco, máximo jerarca de la iglesia católica con 85 años; la Reina Isabel II (96) emblemática mandataria del Reino Unido; En República Dominicana, Joaquín Balaguer gobernó hasta los 90 y ciego ; Xi Jinping (69) actual secretario general del Partido Comunista en China los mismos que el presidente de Rusia Vladimir Putin; el gurú mundial de la inversión Warren Buffet (91) al igual que el magnate de los medios Rupert Murdoch y el filántropo y multimillonario George Soros; más joven Bill Gates con 66 años. Y hasta en el futbol cabe destacar al polémico Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, con 69 años y en el plano local al dirigente de siempre del Club Junior Fuad Char con 84años.


Lea también: Lo que permitió la democracia: un cambio radical de poderes


Hablando del Junior recordamos una frase pertinente a este tema que nos enseñó el director técnico argentino José “El puchero” Varacka, por allá a finales de los años 70, cuando inició el camino para la primera estrella del equipo en 1977 – que culminó Juan Ramón “la Bruja” Verón – y luego logró alcanzar la segunda en 1980: “…Los Jóvenes ganan partidos, los viejos ganan campeonatos…”


@vherreram