El Dios Air-e y los corronchos de ´alcurnia´



En Barranquilla a los usuarios de los servicios públicos domiciliarios no les gusta movilizarse para protestar por el abuso de estas empresas prestadoras de dichos servicios que hacen de las suyas, atracando legalmente, sin revolver ni cuchillo, sin antifaces, máscaras, disfraces o pasamontañas y a plena luz del día. Tienen licencia para robar a sus anchas, cobrando altas tarifas injustificables a cambio de un pésimo servicio. ¡No joda ni Juanito Alimaña se atrevió a tanta robadera infraganti!


A los barranquilleros raizales y quienes vienen de otros lugares y que han sido "adoptados" como hijos de "Currumba", no les gusta protestar, les da física pena reclamar porque consideran que es algo cursi, de mal gusto, de poco pedigrí de mala alcurnia. Son corronchos que viven de prejuicios. ¿Qué dirán mis vecinos si me ven reclamando en las calles?, dirán algunos. ¡Si nos ven reclamando pensarán que estamos “llevaos", exclamarán otros.


Lea también: Las razones por las que Air-e no puede cobrar deudas de Electricaribe


El 14 de diciembre de 2021 la Coordinadora Departamental para la Defensa de los Usuarios de Servicios Públicos Domiciliarios realhzó una marcha que culminó con plantón en la sede principal de la empresa Air-e. Este acto de protesta no pudo movilizar a más de 500 personas y no fue por falta de publicidad.


Parece que las viejas generaciones pecaron por pendejos, para ser exactos pecaron por una idiotez parecida a la “mariconería” y ahora el Diablo está haciéndonos pagar un karma. ¡Jesús, María y José, ampárennos! Por eso, yo siempre he dicho que es malo ser muy bueno. Y ahora Satanás nos acerca al infierno con estas olas de calor que no tienen paliativo, porque ni el aire de los ventiladores sirve por la desazón que nos traen tantos apagones seguidos que demuestran que el tal Air-e no sirve pa’ un carajo. Solo nos queda el recurso de echarnos aire con improvisados abanicos de cartón.


Estoy por creer que estos corronchos de "alcurnia" se han creído el cuento de que Barranquilla es la Miami de Colombia solo porque ven unas cuantas palmeras sembradas en sectores exclusivos del norte, ¿seguirán creyendo que es el "mejor vividero del mundo"? y, claro, ¿cual corroncho de "alcurnia" que no quiera exponer su corronchería se va a atrever a reclamar en una ciudad del Primer Mundo?, aunque en realidad sea un centro urbano en donde los servicios públicos domiciliarios son impagables y, por supuesto, termina siendo un "moridero" imparable para muchos, incluidos los corronchos de "alcurnia".


Como añoro a mi vieja Barranquilla, la ciudad a la que Estercita Forero (q.e.p.d) le compuso y le cantó hermosas canciones. Los corronchos de "alcurnia" no conocieron a la Barranquilla engalanada con los palitos de matarratón, sin tantas palmeras. Al menos, las hojas de matarratón servían para bajar la calentura de la fiebre provocada por enfermedades tropicales, en cambio esas palmeras del norte no dan ni coco. Cómo anhelo a mi "Curramba" hospitalaria, no tan violenta, aquella que aún no había sido asaltada por completo por los corruptos del sector público y del privado, por ambos, porque ambos comen en el mismo plato. La situación es tan grave que no nos queda otra alternativa distinta a esperar pacientemente que terminen los días de la rapiña y que a alguien se le ocurra sembrar palitos de matarrata.


La ciudad fue invadida por corronchos de "alcurnia" y cada día llegan más. Están en todas partes, en la politiquería, en las iglesias evangélicas y hasta en las emisoras radiales A.M., y FM Estéreo. ¡Válgame Dios, el show público de la corronchería asaltando los valores morales través de los medios radiales, porque ahí si está la flor innata y hasta los floripondios corronchos. ¡Da miedito! ¿De donde saldrán tantos? Crecen rápido como el monte. Yo no tengo nada en contra de los corronchos, no los odio, solo detesto su corronchería. Unos son corronchos-corronchos, suena mejor decir: corronchonchones, venidos de acullá de regiones inhóspitas, incluidos cachacos acorronchados; otros son corronchos por imitación o influenciados, es decir, corronchos originarios de Quilla, pero a quienes se les pegó la corronchería como si esta fuera peste. No puedo olvidar a los corronchos que en verdad tienen un "bojote e plata que no la brinca un chivo" (se me quiere pegar). Ellos llegaron de muy lejos casi que en trajes de Adán. Sus padres se codeaban con vendedores estacionarios y ambulantes de la calle 30, por ahí, cerca a los charcos del mercado y, ahora, han llegado muy lejos, tanto que se creen intocables. ¿Sera esa la razón de la tendencia a la corronchería de "alcurnia"? Porque, "arajo primo" (se me está pegando) estoy seguro que ya no estamos en "Curramba", ahora vivimos en "Corroncholandia".


Como yo no odio a ningún tipo de los corroncho descritos, les doy un consejo gratis: así como se corronchizaron, descorronchicense, por el amor de Dios. Aprovechen el llamado al diálogo nacional que propone el presidente Petro y firmen un acuerdo de paz para que se desmovilicen y se reinserten a la vida civilizada, pero por favor, por el bien civil, ¡déjennos en paz!


Lea también: Usuarios de Air-e podrán pagar el servicio de energía vía Nequi


A estos corronchos de "alcurnia" les gusta aparentar auto suficiencia económica y estatus que no tienen. Pero yo, como tengo piel de cocodrilo no creo en tantas bellezas, hay personas viviendo en estratos 4 y 5 que consumen dos raciones de alimentos al día que en realidad es una sola si tenemos en cuenta que las dietas son descompensadas en nutrientes. Para ellos el servicio de energía eléctrica, por ejemplo, es más valioso que algunos alimentos de primera necesidad de la canasta familiar y pagan el precio que sea, aunque los estén "tumbando". Podrán "mamar filo" pero imposible sacrificar la canasta de programas de televisión (telenovelas, realitys y fútbol) e imposible sacrificar el wifi, porque no pueden desprenderse del teléfono móvil para chatear, la mayoría de las veces de manera ociosa.


A estos corronchos de "alcurnia" no les importa vivir de la apariencia, mientras no les falte el ron, las "frías", la fiestas, las parrandas, el chateo y los juegos del Junior se dan por bien servidos... ¡Ah, claro, primero deben pagar el sagrado (sagrado por los altos costos) servicio de energía eléctrica prestado por el Dios Air-e.