Delegación colombiana se declara "satisfecha" tras fallo de La Haya



A las 03:00 a.m. (10:00 a.m. hora de La Haya) comenzó la lectura del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda que interpuso Nicaragua en contra de Colombia por las presuntas violaciones a sus derechos soberanos respecto de su espacio marítimo del mar Caribe y el no haber aplicado el fallo del 19 de noviembre de 2012.


Después de la lectura del fallo, que duró aproximadamente hora y media, el agente de Colombia Carlos Gustavo Arrieta, aseguró que la delegación colombiana quedó satisfecha con lo que decidió la Corte. Arrieta destacó que la Corte no incumplió en su totalidad el fallo del 2012.


Lea también: La Haya decidirá el 21 de abril sobre el litigio marítimo con Nicaragua


“Colombia está muy satisfecha con la decisión pues la Corte le dio los argumentos más importantes de toda la controversia. La Corte no dijo que Colombia haya incumplido el fallo de 2012 y esto es crucial, por consiguiente ese punto que era tan crítico para Colombia lo reconoció la Corte y es un gran éxito de parte del país”, aseguró Arrieta desde el Palacio de la Paz.


El agente expresó además que la Corte reconoció el principio de libertad y el derecho que tiene Colombia de hacer presencia con la Armada Nacional en el Archipiélago de San Andrés, Santa Catalina y Providencia y especialmente hacer operaciones que estén relacionadas con la lucha contra el narcotráfico.


“La Corte reconoció que todas las islas y cayos colombianos en el Caribe tienen derecho a una zona contigua de 12 millas náuticas, más allá de las 12 millas del mar territorial lo cual es de enorme relevancia en la medida que nos permite integrar el Archipiélago cuya integridad se vio afectada por la decisión de la Corte en 2012”, expresó Arrieta a medios de comunicación.



El agente explicó que la Corte también reconoció los derechos de pesca y de tránsito de la comunidad raizal en la zona marítima alrededor del Archipiélago, derechos que Nicaragua había intentado no reconocer.


“La Corte declaró que el decreto de puntos y líneas de base recta de Nicaragua es contrario al derecho internacional y violatorio del mismo, que desconoce los derechos de Colombia, por consiguiente le solicitó a Nicaragua reformarlo. La Corte no aceptó la peculiar pretensión nicaragüense de mantener su jurisdicción para continuar conociendo el estado del proceso. Tampoco se aceptó la solicitud de ese país de decretar compensaciones a favor de Nicaragua”, aseguró Arrieta.


Arrieta reconoció el llamado que le hizo la Corte a Colombia frente al incumplimiento del derecho internacional en algunos aspectos puntualmente con embarcaciones colombianas: “Nicaragua pretendió una condena por un número ilimitado de casos que nunca ocurrieron, más allá de un llamado de atención, la Corte no estableció ninguna consecuencia para esa situación”.


Aseguró además que Colombia podrá continuar haciendo presencia con su Armada y se mantuvo la integralidad del Archipiélago y la comunidad raizal continuará con sus derechos de pesca y tránsito, de igual forma ambos Gobierno deberán hacer acuerdos frente a la situación.


Lea también: "Las pretensiones de Nicaragua son insustanciales y artificiales": Cepeda


Por su parte, Joseph Jessie, representante de la comunidad raizal y quien asistió a la Haya, aseguró que es importante la decisión de la Corte de reconocer sus derechos a pesar de no hacerlo de forma ancestral.


“El hecho de que los dos países deben de hacer acuerdos para la protección de esa comunidad Raizal que nosotros ancestralmente usamos este territorio. Misión cumplida, agradecimiento al Estado Colombiano para mantenernos firma dentro del proceso”, aseguró Jessie. COLPRENSA