top of page

Costos ocultos están afectando los sistemas agroalimentarios: FAO



Un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reveló que los sistemas agroalimentarios actuales conllevan costos ocultos significativos que ascienden, al menos, a 10 billones de dólares anuales, lo que representa casi un 10% del producto interno bruto (PIB) mundial.


Estos impactos negativos afectan la salud, el medio ambiente y a la sociedad a nivel global.


Según el informe ‘El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2023’, publicado por la FAO y que abarca 154 países, más del 70% de estos costos ocultos se deben a dietas poco saludables ricas en alimentos ultraprocesados, grasas y azúcares, que provocan obesidad y enfermedades no transmisibles, además de pérdidas de productividad laboral.



Un quinto de los costos totales se relacionan con el impacto ambiental, incluyendo emisiones de gases de efecto invernadero, cambios en el uso de la tierra y uso del agua.


Este problema afecta a todos los países, aunque se estimó que su magnitud está subestimada debido a limitaciones en los datos disponibles.


Los países de ingresos bajos son los más afectados, ya que estos costos ocultos representan más del 25% de su PIB.


En cambio, en países de ingresos medianos, esta cifra desciende por debajo del 12%, y en países de ingresos altos, se sitúa por debajo del 8%. En las naciones de ingresos bajos, la pobreza y la subalimentación son los costos ocultos más significativos.


El informe enfatizó en la necesidad de que los gobiernos y el sector privado realicen análisis periódicos y detallados de los costos ocultos de los sistemas agroalimentarios, utilizando la contabilidad de costos reales como herramienta.


Aunque previos intentos habían estimado los costos ocultos de manera similar, este nuevo informe de la FAO es el primero en desglosar estos costos a nivel nacional, permitiendo comparaciones entre categorías de costos y países.


Este estudio marca el inicio de un compromiso continuo por parte de la FAO para evaluar y abordar los costos ocultos de los sistemas agroalimentarios.


Ante el crecimiento de los ataques de ransomware en América Latina para 2023, especialmente dirigidos a empresas y entidades gubernamentales, ESET Security Report reveló que el 21% de las organizaciones de la región sufrió ataques de este tipo en los últimos dos años, con un 4% que pagó por la recuperación de datos.


Adicionalmente, el 84% de las organizaciones se niega a negociar pagos, destacando la necesidad de preparación y seguridad cibernética en la región.


El próximo informe se centrará en evaluaciones más profundas y específicas para determinar las mejores estrategias de mitigación. Los gobiernos podrán utilizar herramientas como impuestos, subsidios, leyes y regulaciones para ajustar sus sistemas agroalimentarios y lograr mejoras en general.



“El futuro de nuestros sistemas agroalimentarios depende de nuestra voluntad de apreciar a todos los productores de alimentos, grandes y pequeños, reconocer estos costos reales y entender de qué forma contribuimos todos nosotros a ellos y qué medidas debemos adoptar”, sostuvo QU Dongyu, director general de la FAO.


“Espero que este informe sirva de llamamiento a la acción para todos los asociados, desde los encargados de formular políticas y los actores del sector privado hasta los investigadores y consumidores, e inspire un compromiso colectivo de transformar nuestros sistemas agroalimentarios por el bien de todos”, urgió. COLPRENSA


Comments


bottom of page