Los perros nacen preparados para comunicarse con los humanos



Cualquiera que haya interactuado con un perro sabe que estos animales suelen tener una capacidad asombrosa para relacionarse con las personas. Después de miles de años de convivencia entre el perro y el ser humano así como de preferencia humana activa hacia los perros que mejor interactúan con nosotros, el efecto selectivo sobre la genética del perro parece haber dejado huella en esta; pero ¿hasta qué punto? Una investigación reciente ha explorado esta cuestión.


El equipo de Emily E. Bray, de la Universidad de Arizona en la ciudad estadounidense de Tucson, ha descubierto que la habilidad de los perros para interactuar con humanos está presente en nuestros amigos de cuatro patas desde una edad muy temprana y no requiere mucha, o ninguna, experiencia o entrenamiento previo.


Lea también: Así "piensan" los robots


Sin embargo, en función de su genética algunos cachorros van más adelantados que otros en esta faceta de su conducta.


En los experimentos de conducta realizados por el equipo de Bray sobre cachorros de perro, se constató que los cachorros corresponden a la mirada social humana y utilizan con éxito la información dada por un humano en un contexto social desde una edad muy temprana y antes de tener una experiencia amplia con los humanos. Por ejemplo, incluso antes de que los cachorros hayan dejado a sus compañeros de camada para vivir individualmente con sus criadores humanos, la mayoría de ellos son capaces de encontrar comida escondida gracias a entender el mensaje que les da un humano al señalar con el dedo de una mano hacia el lugar de interés.


La nueva investigación también indica que más del 40% de la variación en la capacidad de un cachorro para seguir la dirección a la que apunta el dedo de un humano se explica por los genes que han heredado.


Lea también: La red de "autopistas celestiales" que descubrió un equipo de científicos


"Son cifras bastante elevadas, muy parecidas a las estimaciones de la heredabilidad de la inteligencia en nuestra propia especie", afirma Bray. "Todos estos hallazgos sugieren que los perros están biológicamente preparados para la comunicación con los humanos". NCYT