Los pagos que propone Petro para sustituir los cultivos de coca



El presidente Gustavo Petro aseguró este jueves que el freno definitivo a la fumigación de cultivos de usos ilícito no es un permiso tácito para seguir sembrando coca para que los narcotraficantes puedan producir el alcaloide (cocaína), sino que se debe dar la transición hacia la sustitución y que, por eso, va a fortalecer el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS).


Lea también: Avanzada del presidente Petro fue atacada a tiros en zona del Catatumbo


Incluso, dijo que para que los campesinos puedan dar ese paso de manera voluntaria se alistan pagos de dinero en efectivo para sustituir esas plantaciones, lo que –en plata blanca– se traduce en subsidios. Lo que aún no es claro es la procedencia de esos recursos.


“Harán parte de los mecanismos PNIS en lugares de selvas y reservas los acuerdos para pagos mensuales por revitalizar la selva.”, enfatizó el Jefe de Estado.


Además, Petro advirtió que “hemos dado orden de acabar con una política que me parece absolutamente negativa en relación a las drogas, que es fumigar campesinos, imponerse sobre campesinos para radicar forzosamente los cultivos y la indicación que he dado es empezar, revivir el PNIS que fue un proceso de diálogo que ahora hay que fortalecer”.


El Presidente aseguró que a los campesinos se les debe dar garantías en la sustitución de cultivos, teniendo en cuenta que hacen parte de las poblaciones más vulnerables del país.


Lea también: El coronel Benjamín Núñez le disparó a los jóvenes en Sucre: Fiscalía


“Suspender la fumigación aérea para cultivos ilícitos no es permiso para sembrar más plantas de coca. Hay que implementar de inmediato el PNIS, adicionado con sustitución de tierras, y proyectos de agroindustrialización de cultivos lícitos en propiedad del campesinado”, afirmó Petro.


De acuerdo con la Casa Blanca, Colombia tiene al menos 245.000 hectáreas sembradas con hoja de coca y, según la administración Petro, es momento de pensar en una regulación del mercado –hoy ilegal– de la cocaína. COLPRENSA