Los mejores suplementos alimenticios para el sistema inmune



Sí, a todos y a todas nos gustaría vivir en un mundo ideal donde tengamos un cuerpo sano y sigamos una dieta equilibrada. Pero no, no es así. La mayoría de nosotros no solo no logramos alcanzar estos objetivos nutricionales diarios que nos marcan los nutricionistas, sino que también podemos tener situaciones, como estrés o problemas de salud, en las que necesitamos más de ciertos nutrientes de los que conseguimos únicamente de los alimentos.


Lea también: ¿Convertir plástico en alimento?


Lo cierto es que no se puede complementar la mala salud o reemplazar una dieta deficiente con suplementos alimenticios, pero sí se pueden llenar los vacíos para obtener esa ventaja, como haciendo caso de las ​​mejores marcas de vitaminas para el pelo en el caso de que se te esté cayendo o saber cómo hacer ayuno intermitente, algo que está muy de moda en la actualidad pero que pocos saben seguirlo correctamente.


Para todo eso, lo recomendable es que eches un vistazo a reviewsbird.es para comparar las marcas y tiendas, y saber dónde comprarlas al mejor precio y que sea, por supuesto, de fiar.


A continuación te dejamos los cuatro suplementos que estaría bien que tomaras a diario y los médicos te recomiendan.


1. Vitamina C


El problema con la vitamina C viene al saber que nosotros, los humanos, no podemos fabricarla ni almacenarla. Y es que la vitamina C es un poderoso antioxidante y fortalece las células de nuestro sistema inmune. Pero eso sí, no se puede reponer a no ser que sea con suplementos alimenticios. Hay que tenerlo muy en cuenta y por eso se posiciona en el primero de esta lista.


Por ejemplo, se agota rápidamente durante la infección y sobre todo, cuando estamos bajo estrés. Además, acelera la cicatrización de heridas y es excelente para la piel. ¡Que esto sea lo primero que pidas en tu herbolario!


2. Vitamina D


La deficiencia de vitamina D es un problema mundial porque esta vitamina superestrella modula muchos aspectos de nuestra función inmunológica. Hace que nuestro sistema inmunológico innato sea más eficiente para matar bacterias y virus, y puede reducir la frecuencia de infecciones de las vías respiratorias superiores.


Debido a que la vitamina D no se encuentra fácilmente en muchos alimentos (a excepción de los pescados grasos, el hígado de bacalao), la mayoría de las personas se benefician de los suplementos vitamínicos.


3. Zinc


La Organización Mundial de la Salud informa de que entre el 17% y el 30% de la población mundial tiene una deficiencia de zinc, lo que puede afectar los resultados de salud.


El zinc es un oligoelemento con efectos cruciales sobre la eficacia de las células y las citocinas de nuestro sistema inmunitario innato y adaptativo. El zinc ayuda a combatir los virus, nos protege del daño de los radicales libres a nuestras células y se ha demostrado que acorta la duración de un resfriado cuando se administra como suplemento.


4. Curcumina


Esta sustancia es el principal ingrediente activo de la raíz de cúrcuma y se ha demostrado que tiene muchos beneficios para la salud. De hecho, hay muchos ensayos en humanos que muestran la eficacia de la curcumina en el tratamiento de diferentes enfermedades.


Lea también: Así afecta la comida chatarra la salud de los niños a largo plazo


La “magia” de la curcumina, si queremos llamarlo así, es cómo disminuye la inflamación en múltiples niveles del cuerpo, no solo ayudando a aliviar los síntomas del dolor y la artritis, sino también bloqueando las citocinas inflamatorias que provocan enfermedades autoinmunes, enfermedades cardíacas y diabetes.


También mejora la salud de nuestras bacterias intestinales, lo que se suma a una mejora en el sistema inmune. La cuestión es que el cuerpo no suele absorberlo bien cuando viene en alimentos, por lo que se recomienda tomarlo en suplementos alimenticios. NCYT