La lucha es democrática



Analizando voces de extranjeros de origen venezolano, narrándonos su denigrante situación social, política y económica para que: "acá no se repita la fórmula del socialismo latinoamericano".


Y yo no doy por descontado cualquier testimonio que sea bien intencionado, o cualquier consejo de quienes han sufrido en carne propia una experiencia de tiranía de sus propios gobiernos.


Lea también: A conciencia del ciudadano


Pero nosotros en Colombia no somos, ni estamos, en el país de las mil maravillas, por no estar respaldados de una política económica a la altura, y a la vanguardia de los países desarrollados y civilizados.


Y si en algo nos volvimos semejantes a Venezuela, además de la bandera tricolor, es a la brecha social de la pobreza, del poder criminal del narcotráfico permeando todas las instituciones y, del crimen organizado. Es por eso, que suena irónico, que uno pueda copiar o adoctrinar una política de injusticias y de impunidades, de la cual nosotros como comunidad también lo vivimos en la piel, ese triunvirato despiadado y sanguinario.


¡Moraleja! Mateo 12:45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus más depravados que él, y entrando, moran allí; y el estado final de aquel hombre resulta peor que el primero. Así será también con esta generación perversa.


Y es que el camino trazado del Evangelio, es tan sabio, elemental y seguro, pero el hombre indolente lo ha vuelto perverso; porque mira el viento de la casa del otro, mas no quiere reconocer y restaurar la tempestad que él ha creado en la suya.


¿Qué camino sigo? Hay caminos que no llevan al Cielo: los caminos de la mundanidad, y del poder egoísta. Y está también el camino de Jesús: el camino del amor humilde, de la oración, del servicio a los demás. @PapaFrancisco.


Dicen los entendidos que en la historia de Colombia, llevamos 200 años de vida política, siendo gobernados por un mismo sistema económico capitalista. Un sistema que a balance de hoy, es represivo y retrógrado dado por el confinamiento histórico del hambre.


Tanto en la realidad, como cuando somos comparados con países que son gobernados por un sistema semejante al nuestro, y algunos con menos recursos naturales y humanos; mas ellos, nos llevan años luz en desarrollo y civilidad.


Traigo un dicho ilustrativo popular que dice: Cuando el gato no está en casa, los ratones hacen fiesta. Metáfora: En la ausencia estatal de la justicia social, la inmundicia y la impunidad, gobiernan como "ratones", haciendo del erario un festín personal. Y así funciona el capitalismo latino.


Pero si este sistema capitalista global fue creado como único, seguro y justo. Entonces, desde los inicios, los Gobiernos y la Legislación del Congreso, conspiraron y suplantaron el original. Y nos aplicaron una réplica de mezquindades con los negocios estatales en beneficio económico familiar y partidista. Hasta el día de hoy.


Cierto es que la profesión de fe, no da, hasta hoy -por lo menos es mi caso-, poderes económicos y políticos por la labor anunciada; pero da el acompañamiento y la seguridad para hablar con el poder restaurativo de la Palabra de Dios, dicho sea mi caso.


Lea también: ¿Qué quieren los jóvenes?


Porque anhelo dar un testimonio, sobre estos dos siglos, sobrevivientes nosotros en medio de inequidades, y luego en postpandemia, que la ciudadanía colombiana, ya en reposo, tomará en democracia el camino de la restauración social, para ejemplo latino.


Ahora lo afirmo con total respeto al intelecto y al libre discernimiento de cada conciudadano, diciéndoles que el respaldo de las Sagradas Escrituras en mis escritos, NO es fruto de un rebusque intelectual. Miqueas 1:3 Porque el Señor sale de su lugar, y descenderá y caminará sobre las alturas de la tierra.