Guion para la Nación



“A mí me dijeron quién exactamente me quiere joder". Lo dijo un candidato presidencial en @NoticiasCaracol sobre investigaciones en su contra.


"Sospecha que salgan a la luz algunos temas justo cuando se acerca la época electoral, y esto hace parte de una persecución por parte de la Fiscalía y la Contraloría". ¡Concluyó!


Lea también: Comisionado para la verdad


Joder judicialmente a uno, dos o más contradictores en la peligrosa democracia colombiana se volvió un deporte criminal; aunque, esto de "joder" a una persona va más allá de sacar de la contienda a un candidato, porque en esta historia del crimen pre-electoral, hay muchos candidatos bajo tierra.


Paradójico es, que en un programa musical de este mismo canal televisivo, un extranjero participante dijera sobre los peligros de venir a Colombia, aduciendo que el gran peligro es que se queden viviendo en el país, después de haber pisado tierra colombiana.


"Cuando el Señor cambió la suerte de [nuestro país] nos parecía soñar: la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares…. (Salmo 125). (.....): @MonseLuismAli.


Y traigo este mensaje salmista como consuelo para disipar un poco la realidad del verdadero peligro inminente de inseguridad que atraviesa el país contra un transeúnte por robarle sus pertenencias. Roban a residentes o extranjeros visitantes.


Y a renglón criminal seguido, el también peligroso entramado demencial de gente de poder político y delictivo judicial para eliminar en el mañoso juego de la democracia, a uno, o más contradictores fuertes en la contienda presidencial.


Porque contrario al optimismo del tuitero salmista, cambiar nuestro país de la intolerancia criminal de quienes quieren llegar o mantenerse en el poder político y judicial, le ha costado a más de uno, por temor, envolver su lengua y cerrar su boca para poder salvar su vida y de familiares cercanos.


Lea también: 9 de septiembre: la noche del terror


Esto sin contar con muchos colombianos que contrario a su voluntad, desde antes y hasta hoy, residen en otros países huyendo de amenazas de sus detractores criminales, y otros, que con menor suerte, sus familiares rutinariamente les llevan flores al cementerio.


Por otra parte criminal social. Que no se rasguen las vestiduras algunos militantes de la política pidiéndole a la justicia castigo ejemplar para los que engañaron en la licitación de los 70 mil millones del Ministerio de las comunicaciones; porque los dueños de estos millonarios contratos del Estado, son los mismos dueños de los votos que los eligieron en sus cargos.


Es por eso que se requieren cambios en la política nacional y la gobernabilidad en las distintas regiones de Colombia, incluso, quienes están en la coalición de gobierno pero son independientes de pensamiento y acción distinta, así lo insinúan; y podrán hacer parte de un nuevo guion ético para la Nación.


La incógnita está en la decisión de selectivos líderes de oposición e independientes que aspiran a grandes cargos de la Nación, que con tacto intelectual logren unir una sola propuesta unificada de regiones para gobernar en alternancia a Colombia en los próximos veinte años, respetando las reglas constitucionales ya establecidas.


Porque de solo imaginarse a extranjeros defender a esta tierra pese al peligro que en el terreno representa visitar y, aún más, vivir en nuestro país; país azotado por delincuentes callejeros versus componendas de compulsas judiciales bajo la sombra criminal electoral.


Lea también: Un lado al costado


Este país, lleno de riquezas naturales habitado del calor de gente con una hospitalidad inmejorable, ¿cuánta más defensa de extranjeros? Cuando sea gobernada por un guion ético descentralizado.


Para entonces, se nos llenará la boca de alegría y de cantares, como el salmista. Santiago 3:18 Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.