El 69% de migrantes está en condición de vulnerabilidad



Unas 4,3 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela tienen dificultades para acceder a alimentación, vivienda y empleo formal, según concluye el reporte del Análisis de Necesidades de Refugiados y Migrantes (RMNA) realizado por la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), codirigida por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).


A pesar de los avances alcanzados a través de diversas iniciativas de regularización y documentación implementadas en toda América Latina y el Caribe, el aumento de las necesidades humanitarias evidencia la necesidad urgente de mejorar la protección y el acceso a servicios y oportunidades de empleo, según un nuevo análisis.


Lea también: El 36% de los migrantes venezolanos en el mundo están en Colombia


Uno de los aspectos que más preocupa es que más de la mitad de los venezolanos (69%) que viven en países de la región están en una situación vulnerable y en riesgo de ser víctimas de trata de personas, reclutamiento forzado y violencia basada en género, entre otros riesgos de protección.


El acelerado aumento del costo de la vida, el impacto prolongado de la emergencia por la Covid-19, y las altas tasas de desempleo han exacerbado la vulnerabilidad de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela, lo cual ha dificultado para muchas de ellas el proceso de integración y reconstrucción de sus vidas en las comunidades de acogida a lo largo de América Latina y el Caribe.


En Colombia, según este estudio regional, casi dos millones de venezolanos tienen algún tipo de dificultad para satisfacer necesidades básicas en temas como: agua, educación, salud, entre otros.


En el reporte se indica que el 58% de los migrantes y refugiados venezolanos en Colombia, Perú, Ecuador y Chile tienen dificultades para acceder a servicios médicos.


Eduardo Stein, representante especial conjunto de Acnur y OIM para los refugiados y migrantes de Venezuela, especificó que entre los resultados destaca que el 65% no cuenta con medios de vida estables; 53% no puede tener 3 comidas al día; 53% no cuenta con acceso a una vivienda segura y digna, y siguen siendo víctimas de desalojos y de las altas tasas de xenofobia.


Empleo y educación


Los salarios extremadamente bajos dificultan aún más su capacidad para mantenerse a sí mismos y a sus familias. En Ecuador, por ejemplo, el 86% de las personas venezolanas indica no tener ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, mientras que, en Chile, el 13% de los venezolanos vive por debajo del umbral de pobreza.


A pesar de la reapertura de las escuelas, muchos niños y adolescentes siguen enfrentándose a múltiples obstáculos para acceder a los servicios educativos en sus países de acogida, sobre todo por la falta de cupos o de espacio en las escuelas. En Colombia, el 29% de los niños, niñas y adolescentes de Venezuela entre los 6 y los 17 años no está matriculado en las escuelas, ya que sus padres y madres no pueden pagar las matrículas y los materiales escolares.


Lea también: 1'800.000 venezolanos tramitan residencia legal en Colombia


Sostiene el estudio regional que muchas de las personas venezolanas que no cuentan con documentación, medios de vida o perspectivas de integración local, recurren a movimientos secundarios hacia nuevos países de acogida, con la esperanza de un futuro seguro y sostenible. COLPRENSA