Corte ratifica condena contra el Club El Nogal por atentado de las FARC



Aunque el ataque al Club El Nogal fue perpetrado por las Farc, el 7 de febrero de 2003, y dejó como saldo la muerte de 36 personas y más de 200 heridas, este jueves se ratificó la condena en contra del establecimiento.


La determinación es de la Corte Suprema de Justicia que resolvió un recurso de casación interpuesto familiares de las víctimas mortales en el atentado con el carro bomba perpetrado por el extinto grupo guerrillero.


Lea también: Exembajador Sanclemente fue citado a interrogatorio por narcotráfico


Los demandantes sustentaron su reclamo en que “la persona que ingresó a la edificación el vehículo donde estaban camuflados los explosivos que ocasionaron los hechos luctuosos, contaba con autorización del beneficiario de una acción empresarial, sobrepasando así todas la reglas de seguridad previstas e incumpliendo la obligación de velar por la protección de las personas en el Club”.


Bajo ese entendido, para las víctimas y familiares de los que perdieron la vida en el ataque, se evidenció “una clara falta de diligencia y cuidado por parte de la Junta Directiva del Club, y en general de la Corporación Club El Nogal, a pesar de que existían razones para prever la ocurrencia del atentado”.


Los demandantes señalaron que el Club incurrió en tres acciones irregulares que obedecieron al acceso irregular a las instalaciones de una persona que se hizo pasar por socio, así como también reprocharon que el establecimiento no contaba con perro antiexplosivos en la portería por la que ingresó el vehículo, y que además, faltó cuidado en la escogencia de sus accionistas y beneficiarios de las acciones empresariales.


Lea también: Condenados por despojo de tierras en Urabá comparecerán ante la JEP


Para la Corte Suprema “al margen de la naturaleza de las medidas de seguridad reinantes en el Club El Nogal para el día 7 de febrero de 2003, lo cierto es que las mismas fallaron o, dicho en otras palabras, no fueron lo suficientemente idóneas y efectivas para evitar la infiltración de un vehículo cargado con explosivos cuya detonación generó cuantiosas pérdidas humanas y materiales”.