Capital de la inteligencia



Preparándome con la familia un domingo para visitar mi tierra natal, y un amigo vecino al ver que nos alistábamos para irnos, exclamó: Se van para la capital de la inteligencia.


Lastimosamente no todo lo concerniente a la Costa Caribe es motivo de exaltación, porque tenemos unos indicadores antisociales por cambiar, condiciones económicas precarias por superar, y de dignidad política, poco o nada que contar.


Lea también: ¿Qué sociedad estamos construyendo?


Entretanto: "El presidente del Grupo Procaps, aseguró que es posible que en Colombia se puedan fabricar vacunas contra la covid-19 ya que actualmente se están cerrando múltiples acuerdos para la fabricación local de biológicos": @LaPrensaLocal.


En cuestiones de generación de empleo por parte de la empresa privada barranquillera Procaps, son de esas noticias gratas por mostrar ante una Nación donde se encuentran regiones que impera una informalidad laboral aberrante.


A propósito del orgullo regionalista en sus buenos propósitos, Región Caribe que desde siempre le han reclamado al centralismo político que ha manejado el país, reclamo directamente al resorte presidencial por la poca asignación de figuras costeñas en su gabinete ministerial.


Y en la actual cuota Caribe, en lo precario en cantidad y calidad en la representación política, está ahora latente el desfalco en la cartera del ministerio de las comunicaciones en manos de una barranquillera; y no entraré a hacer juicios a priori, pero los hechos se suman en vergüenza del manejo público. Bochornosos escándalos nacionales, donde mínimo un costeño es involucrado.


Yo en parte comprendo la defensa en primera línea del presidente Duque con su ministra, porque yo como jefe operativo, lo he hecho en casos donde un subalterno fue llamado a descargos por un hecho laboral cuestionable, NO probable.


No obstante, los puntos de comparación y aceptación son infinitamente injustificables, porque son 70 mil millones de pesos embolatados en un país, gobierno y Estado colombiano que cada día decrecen en justicia social.


Recursos públicos perdidos en donde por coronavirus, por poner un doloroso ejemplo, se han muerto gente en clínicas y hospitales a falta de oxígeno médico y de vacunación eficaz a razón de falta de inversión hospitalaria, y son causas capitales de un desgobierno.


Por otro lado: "Con la ayuda de los jóvenes y de su espíritu innovador podemos realizar el sueño de un mundo en donde el pan, el agua, las medicinas y el trabajo fluyan en abundancia y lleguen primero a los más menesterosos": @PapaFrancisco.


Hablando de ayuda juvenil innovadora, yo en mi imaginación creo que cada vez que anuncio que NO seré candidato a un cargo público, siento entristecer a alguien cercano o lejano, que ven en mis pensamientos de fe escrita, una opción para entrar a la contienda política.


Pero como en el fútbol se dice que el hincha -no fanático- es el jugador número doce, y un hincha es un veedor que alienta con pasión a su equipo; excepto a lo pasional, sino con inteligencia electoral, así debe actuar un ciudadano activo y objetivo.


A mis nuevos lectores les ratifico, con aprecio cívico, que si NO hago parte de los enfrentamientos del extremismo político, y a renglón seguido, sería un despropósito social y una hipocresía mía, que en otro fanatismo hiciera parte del fundamentalismo de un credo religioso.


Lea también: El hijo del hombre


Porque mi credo social es otro, NO la estéril confrontación de ideas que fragmentan una sociedad ciudadana, porque los debates de todo tipo de insultos aunque sean atrayentes e inteligentes, estos envejecen y mueren.


¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. Isaías 40:28.