top of page

Armando Benedetti nuevamente a indagatoria en la Corte Suprema



Luego de negar otra de las recusaciones contra la magistrada Cristina Lombana, entre las cinco que había presentado el exembajador en Venezuela Armando Benedetti, la Sala Especial de Instrucción lo citó a una nueva indagatoria.


La diligencia para el exsenador del Partido de la U se desarrollará a partir de las dos de la tarde de este viernes, 27 de septiembre, a dos días de las elecciones regionales. La cita se enmarca en una investigación en su contra por los delitos de tráfico de influencias e interés indebido en la celebración de contratos.


La tesis del caso, que desde el 25 de julio hace parte de los expedientes que volvieron al alto tribunal tras la renuncia del exfuncionario a la Embajada de Venezuela, es que Benedetti manejaba en 2017, junto a una red de corrupción, los contratos del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (fonade).



De acuerdo con denuncias de entonces, quienes direccionaban la contratación a cambio de coimas eran Armando Benedetti y los también excongresistas de la U Musa Besaile y Bernardo ‘el Ñoño’ Elías. Tanto Besaile como Elías aceptaron ser parte del corrupto entramado.


Benedetti, en cambio, ha sostenido que la investigación es una manifestación de persecución de parte de la magistrada Cristina Lombana, a quien consiguió recusar solo en uno —por enriquecimiento ilícito— de los varios procesos en los que ella es la togada instructora.


Ya el 21 de septiembre, cuando acudió a la Sala de Instrucción por otra indagatoria en el caso de la Fiduprevisora y el Fondo del Magisterio (Fomag) había calificado la apertura de varias investigaciones en su contra como “emboscadas judiciales”. En su cuenta de X ha habido varios señalamientos contra la magistrada Cristina Lombana, de la Sala de Instrucción, quien aparentemente “ha vulnerado mis garantías”.


“Nunca he dudado de la imparcialidad de la Corte, excepto de la magistrada Lombana, quien ha demostrado su interés personal en mis procesos”, dijo en junio de este año. “Mi derecho a trabajar está comprometido con las locas investigaciones de la magistrada instructora”, señaló a mediados de 2022.


En todo caso, el proceso de Fonade empezó con declaraciones de Jorge Iván Henao, el exasesor de la gerencia del Fondo que está colaborando con la Fiscalía. En 2018, Henao aceptó cargos y este año fue condenado. El abogado de Henao es David Teleki, el mismo que defendió al hijo del Presidente, Nicolás Petro, hasta el primero de septiembre, cuando renunció.


Quien acompaña a Benedetti, por su parte, es el abogado Mauricio Pava Lugo, el mismo que defiende al presidente Gustavo Petro en los procesos derivados de la investigación por lavado de activos a su primogénito. El año pasado, la Corte iba a llamar a indagatoria al exsenador, pero Pava estaba en Estados Unidos, por lo que la diligencia pasó de mayo a junio, cuando tampoco sucedió.


El tiempo pasó y Benedetti fue designado como embajador en Venezuela. Por ello, la Corte envió el expediente del excongresista a la Fiscalía. En ese envío participó Mauricio Pava, a través de una solicitud de nulidad “para que se adopte una decisión unificada”, de acuerdo con lo que indicó.



Sin embargo, las carpetas en contra del exembajador ya volvieron al alto tribunal, donde tendrá que presentarse en indagatoria, al lado de Mauricio Pava, ante el despacho de la magistrada Cristina Lombana. Entre otros aspectos, Benedetti deberá explicar las circunstancias de una reunión que en 2016 sostuvo con Jorge Henao y que, según el exasesor, derivó en la adjudicación a dedo de un contrato entre Fonade y la empresa Certicámara.


Por el escándalo de corrupción de Fonade ya está en juicio una exasesora de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) de Benedetti, Elsy Mireya Pinzón. De acuerdo con la Fiscalía, ella entró a las instalaciones de Fonade en varias ocasiones solo para gestionar la adjudicación del mencionado contrato. La teoría de la Fiscalía se sostiene en que las visitas de Pinzón se realizaron luego de la reunión entre Benedetti y Henao.


De acuerdo con el escrito de acusación que llamó a Elsy Mireya a juicio, en 2017, luego de varias gestiones derivadas del encuentro entre Armando Benedetti y Jorge Henao, se llevó a cabo un proceso de contratación con una convocatoria privada en la que Fonade llamó solo a tres empresas, entre las que se encontraba Certicámara. El valor del convenio superaba los 1.06 mil millones de pesos y el objetivo era custodiar el archivo y las bodegas de Fonade. COLPRENSA

Comentarios


bottom of page