A buscar el Nobel

Actualizado: 18 feb 2021



El gran premio que requiere esta sociedad, es la populosa y dichosa Paz de Colombia. Y como en la anterior negociación con las extintas FARC, y hoy en medio de una polarización insulsa en detrimento del interés general, la sola palabra paz, es un tema vedado y de crispación para este gobierno, su extremo partido político y sus seguidores ciudadanos.


Ahora el gobierno Duque solo habla de una paz con legalidad. Y la obviedad no admite ni la más mera discusión.


Lea también: Duque juega con la vida de los colombianos


Pero recordemos que la discusión -costo versus beneficio- se centró en dos aspectos fundamentales, la justicia penal ordinaria o la restaurativa, y el gasto económico –el sueldo de los congresistas de las extintas FARC por parte del Estado que conllevaría a la insurgencia a acogerse a la negociación en el desarme armado. Y su cimiente quedó en la verdad, reparación a las víctimas, y la no repetición del conflicto armado.


Atención: el oro de las Farc se vendió en $40.630 millones. La subasta superó lo esperado en más de $10.000 millones. La Sociedad de Activos Especiales subastó cerca de 200.000 gramos de oro fino que las Farc entregaron en el marco del Acuerdo de Paz. La JEP citó a Pastor Alape, para que entregue información sobre bienes de las extintas FARC.


Eclesiastés 3:1-3 Que todo tiene su hora: Un momento para matar, y uno para curar. A las extintas FARC les escribo: ¡Y ustedes que han matado ¡ ¿Ahora están curando a sus víctimas desde el "honorable" Congreso de la República?


Ustedes que ahora gozan de un ingreso millonario que una vez criticaron y los escandalizaban; y que a causa de eso y otras iniquidades estatales, buscaron el monte y se armaron para luchar insurgentemente por una supuesta causa social justa. ¿Ahora les alcanza este mismo salario para vivir con "dignidad"?.


Y al pregón de legalidad del gobierno Duque le conmino a un equilibrio de legalidad institucional democrática, porque el senador Eduardo Pulgar fue capturado por orden de la Corte Suprema de Justicia. El legislador es investigado por el supuesto intento de soborno a un juez, en denuncia dada a conocer por el columnista Daniel Coronell.


La Procuraduría denunció que el senador, Pulgar Daza, buscaba que su caso fuese revisado por la Comisión de Ética del Senado y no por el Ministerio Público, que lo citó el 14 de agosto a audiencia de juicio disciplinario.


Pero algunos dirán: qué relación hay de la paz con legalidad, si el congresista podrá ser juzgado y castigado con cárcel intramuros. ¡Pero acaso no saben que ya el maleficio fue engendrado en la democracia, en la contienda electoral pasada, que con estas mismas estratagemas de constreñir la justicia, así parecido en lo electoral, coadyuvan a elegir gobierno local, regional y central!


¿Y saben ustedes que para las próximas "justas" contiendas electorales su vacante la ocupará un joven intelectual académico independiente y oriundo representante de nuestra provincia? De ninguna manera lo dejarán los caciques. Esto dirán: ¡Nunca jamás!


Lea también: Un sentido común que a veces falla


En cuanto a mis columnas de opinión, algunos la califican como segmento de un periodismo-político; y yo antes, la he denominado como una evangelización política; pues por gracia, me ha tocado un hueso duro de roer.


Porque políticamente no soy un defensor a ultranza y/o copartidario de nadie; aunque en lo justo de la fe por lo social, soy, constitucional y democráticamente libre. Copartícipe ciudadano de muchos.


2 Tesalonicenses 2:12 A fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.