top of page

23.000 personas desaparecidas en la guerra de Ucrania: Cruz Roja



El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) procura esclarecer la suerte y el paradero de 23.000 personas de las cuales sus familiares no tienen noticias, ya sea porque han sido capturadas o asesinadas o bien porque perdieron el contacto tras huir de su hogar. El dolor de la separación familiar se suma a una pérdida y un sufrimiento indescriptibles. A dos años de la escalada del conflicto armado, las necesidades humanitarias aumentan para muchas personas, entre ellas, millones de desplazados dentro y fuera de ambos países.


“No saber qué ocurrió con un ser querido es insoportable. Esa es la trágica realidad de decenas de miles de familias que viven en un estado de permanente angustia. Los familiares tienen derecho a saber qué ocurrió con los suyos y, en la medida de lo posible, comunicarse con ellos”, señaló Dusan Vujasanin, jefe de la Oficina de la Agencia Central de Búsquedas (ACB) del CICR constituida en el marco del conflicto armado internacional entre la Federación de Rusia y Ucrania.



Para finales de enero de 2024, el CICR, en colaboración con Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Ucrania, Rusia y otros países, había ayudado a 8.000 familias a recibir información sobre la suerte o el paradero de un ser querido. En los últimos dos años, el CICR ha recibido más de 115.000 llamados telefónicos, solicitudes en línea, cartas o visitas presenciales de personas tanto de Rusia como de Ucrania que buscaban a sus familiares desaparecidos.


"Hemos ayudado a miles de familiares separados a comunicarse con seres queridos o averiguar su suerte y paradero, pero aún quedan muchos que no han recibido novedades. Estamos trabajando todos los días para ayudar a más familias.”

Establecida en marzo de 2022, esta oficina especial de la Agencia Central de Búsquedas del CICR colabora con las partes en conflicto para evitar desapariciones y prestar apoyo a quienes buscan a familiares desaparecidos a ambos lados de la línea del frente.


En virtud de los Convenios de Ginebra, las autoridades tanto de Rusia como de Ucrania han establecido Oficinas Nacionales de Información a cargo de recoger, centralizar y transmitir información sobre personas protegidas (como prisioneros de guerra o internados civiles) que estén bajo su poder.


En su carácter de intermediario neutral entre Rusia y Ucrania, la oficina recoge, centraliza, protege y transmite esta información de un bando a otro. Los Convenios de Ginebra disponen que las partes informen al CICR acerca de todas las personas protegidas que se hallen en su poder, una medida que reduce considerablemente las probabilidades de desaparición.


“Encontrar una coincidencia entre las solicitudes de búsqueda de los familiares y la información recibida de las Oficinas Nacionales de Información significa poner fin a meses de incertidumbre por no saber qué ocurrió con un ser querido”, señaló Vujasanin.



El CICR trabaja en estrecha colaboración con socios del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en alrededor de cincuenta países para poder dar respuestas a los familiares de personas desaparecidas y prisioneros de guerra. Además, brinda asistencia a las partes en conflictos armados internacionales en el cumplimiento de sus obligaciones jurídicas en relación con la recuperación, la identificación, la transferencia y la repatriación de restos humanos, y oficia, para ello, de intermediario neutral cuando es necesario.


El derecho internacional humanitario defiende el derecho de las personas a saber qué ocurrió con sus familiares desaparecidos. Las partes en un conflicto armado internacional tienen la obligación de evitar las desapariciones y de procurar que se informe a los familiares acerca de lo ocurrido con una persona dada por desaparecida. Las personas que estén cautivas por una parte en conflicto deben recibir un trato humano, y las personas fallecidas deben ser tratadas con dignidad.

Komentar


bottom of page