top of page

"Relación con EE.UU. seguirá siendo sólida y dinámica": Claudia Blum



La ministra de Relaciones Exteriores, Claudia Blum (foto), hizo un balance de lo logrado durante este año, a pesar de la pandemia de COVID-19, y anunció los mayores retos para el 2021.


“Por décadas, y en especial desde el Plan Colombia, nuestras relaciones bilaterales han tenido apoyo de demócratas y republicanos. Esto no va a cambiar”, asegura la canciller Claudia Blum, a propósito de la llegada de Joe Biden a la Presidencia de EE. UU.



La funcionaria hizo un balance de lo logrado durante este año, a pesar de la pandemia del COVID, y anunció los mayores retos para el 2021.


“La presión internacional contra el régimen venezolano después del fraude del 6 de diciembre va a aumentar, porque el mundo ha conocido los alcances de Maduro para acabar la libertad y seguir usurpando el poder”, sostiene la Ministra de Relaciones Exteriores.


Y anuncia que esta semana, con Acnur, OIM y otros cooperantes, se presentó el plan de apoyo internacional, que incluye requerimientos por más de 640 millones de dólares para que Colombia pueda seguir atendiendo a los migrantes provenientes del vecino país.


En medio de la COVID, ¿en qué temas avanzó la Cancillería este año?


A pesar de la situación, mantuvimos una actividad internacional intensa, para seguir impulsando nuestra política exterior en temas de emprendimiento, equidad y legalidad.


En emprendimiento, ingresamos a la OCDE y entró en vigor el TLC con Israel. Nuevos productos agrícolas ingresaron a mercados de Asia y Estados Unidos. Asumimos la presidencia de tres de los más importantes mecanismos de integración regional: la Comunidad Andina, la Alianza del Pacífico y Prosur.


En equidad, afianzamos nuestro liderazgo en la agenda ambiental. En la cumbre presidencial del Pacto de Leticia se enfatizó en la financiación para la Amazonia. Adoptamos la meta de reducción del 51 % de emisiones para 2030 en el marco del Acuerdo de París.


Con la Unión Europea trabajamos en elevar la relación bilateral en agendas digitales, ambientales y de equidad. Con Estados Unidos fortalecimos la cooperación en asuntos sociales y humanitarios y promovimos la conferencia mundial de donantes para la migración venezolana.


En legalidad, intensificamos la acción diplomática con el Grupo de Lima, la OEA y otros países para denunciar los ataques a la democracia y a la población por el régimen ilegítimo de Maduro.


¿Qué tanto cambiará el relacionamiento de Colombia con EE. UU. tras la llegada al poder del presidente Joe Biden?


Con Estados Unidos la relación seguirá siendo sólida y dinámica. Por décadas, y en especial desde el Plan Colombia, nuestras relaciones bilaterales han tenido apoyo de demócratas y republicanos.


Esto no va a cambiar. Con el presidente Biden seguiremos trabajando en la defensa de la democracia y los Derechos Humanos; en los temas de legalidad, justicia y seguridad, incluida la lucha contra el narcotráfico; seguiremos diversificando nuestras relaciones económicas y trabajaremos en la defensa del medio ambiente, prioritario en nuestra política exterior.


Nuestra agenda es diversa y estratégica y así seguirá siendo. Más, en esta época en que la cooperación entre países es decisiva para la reactivación.


A propósito, se dice que Biden no ha llamado al presidente Duque por el supuesto favoritismo del Gobierno colombiano hacia la reelección de Trump. ¿Qué responde?


Son versiones sin sustento. Como le mencioné, las relaciones con Estados Unidos son y seguirán siendo bipartidistas, basadas en intereses mutuos y en nuestra alianza estratégica.


Debo reiterar que el Gobierno de Colombia no interviene en procesos electorales de otros países y siempre hemos reconocido la autonomía y la solidez de la democracia de EE. UU.



¿Cómo se trabajará para lograr ese propósito de reducir las emisiones de CO2 en un 51 %, en el marco del Acuerdo de París?


Lo alcanzaremos con el compromiso de los sectores públicos y privados, y de toda la comunidad. Como el presidente Duque anunció, esa meta incluye acciones concretas en transición energética, movilidad limpia, reducción de la deforestación y en la creación de una sólida cultura ambiental ciudadana.


El propósito es vital para Colombia, si tenemos en cuenta nuestra vulnerabilidad al cambio climático. El impacto del huracán Iota en Providencia y las lluvias extremas en otras regiones son experiencias que nos deben abrir los ojos para tener modelos de producción y consumo más responsables con el medio ambiente. Es un desafío de todos los países, por el bienestar de las futuras generaciones.


La oposición venezolana ha pedido que se apliquen sanciones más fuertes al régimen de Maduro desde Colombia, América Latina en general y la Unión Europea. ¿Cree que eso sea posible en el corto plazo?


Tiene que ser posible. La presión internacional contra el régimen después del fraude del 6 de diciembre va a aumentar, porque el mundo ha conocido los alcances de Maduro para acabar la libertad y seguir usurpando el poder. Esa presión también va a crecer ante las graves violaciones de derechos que se denuncian día tras día. Los posibles crímenes de lesa humanidad del régimen de Maduro no pueden quedar impunes.


La comunidad internacional no va a ser indiferente ante esa realidad indicada por la Fiscal de la Corte Penal Internacional y los informes de la ONU y de la OEA.


Analistas esperan que a partir de enero se reactive con más fuerza la migración de venezolanos hacia Colombia. Cómo se está preparando el Gobierno para atender a esa población?


Con mucha solidaridad. Aun en medio de la pandemia, nuestras instituciones siguen dando acceso a salud, educación y otros servicios sociales a los migrantes y sus familias.


En el Congreso, desde la Cancillería, estamos liderando un proyecto de ley para fortalecer la política migratoria y la integración social de estas personas. Pero el tamaño de este problema exige al máximo nuestras capacidades y por eso la cooperación internacional es determinante.


Esta semana, con Acnur, OIM y otros cooperantes, presentamos el plan de apoyo internacional, que incluye requerimientos por más de 640 millones de dólares para Colombia. Esperamos que los donantes den prioridad al éxodo venezolano y se puedan concretar esos recursos para complementar nuestra respuesta.


Canciller, se sigue especulando sobre su salida del cargo. ¿Seguirá al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores durante el 2021?


He asumido el Ministerio con la decisión de trabajar por el país y liderar al comprometido equipo de la Cancillería en el cumplimiento de los objetivos de política exterior definidos por el presidente Duque.


Continúo concentrada en esta misión para promover los intereses del país y el liderazgo internacional de Colombia.


¿Y cuáles serán los principales retos de la Cancillería para el 2021?


El primero será apoyar la reactivación económica y la recuperación tras la pandemia. Es un objetivo central en nuestras relaciones bilaterales y el trabajo multilateral y esto incluye fortalecer las relaciones comerciales y la cooperación en este tema. En lo regional, tenemos unos planes de acción robustos para ejecutar como presidentes de la CAN, la Alianza del Pacífico y Prosur.


En la agenda ambiental, como país rico en biodiversidad, trabajaremos para fortalecer el marco de protección y uso sostenible de los recursos vivos, que debe adoptarse en la Conferencia Mundial de la Convención de Diversidad Biológica.


Cali será sede de la reunión preparatoria en la que se adelantarán negociaciones del nuevo marco. Quiero resaltar la sesión especial de la ONU sobre corrupción de 2021, que Colombia ha impulsado y donde esperamos acuerdos para prevenir y sancionar con mayor eficacia este delito.


Esta semana la Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU se declaró alarmada por las 66 masacres ocurridas este año en Colombia. ¿Cómo responderá el Gobierno a esta preocupación?


La Oficina de la Alta Comisionada conoce los retos que enfrentamos en varias regiones por la violencia de los grupos armados organizados vinculados a las economías ilícitas, que amenazan y atacan a las comunidades.


A la comunidad internacional ratificamos el compromiso de Colombia de fortalecer todas las acciones para proteger a la población y a las comunidades vulnerables. Esta es una prioridad del Estado.


El respaldo y cooperación de esta Oficina debe contribuir a fortalecer nuestras políticas de respuesta ante estos fenómenos criminales. El Gobierno seguirá actuando con decisión para prevenir ataques; desarticular grupos armados y delincuenciales y reforzar la seguridad, y para evitar la impunidad con apoyo de la Justicia.



Seguimos también con las acciones para recuperar las regiones afectadas por economías ilegales, para avanzar en su desarrollo territorial y su fortalecimiento institucional.


La vacuna contra la COVID-19


“El Ministerio de Salud, que lidera el tema desde el Gobierno, ha realizado una gestión internacional muy seria, técnica y destacada, para acordar los mecanismos bilaterales y multilaterales que permitan tener ese acceso pronto y seguro a la vacuna. Desde la Cancillería seguiremos acompañándolo en el marco de nuestras competencias diplomáticas”.

Comments


bottom of page