top of page

Partidos políticos prenden motores de cara a las elecciones regionales



Colombia está a cinco meses de escoger a sus nuevas autoridades regionales, lo cual ha llevado a que el ambiente político se empiece a agitar, centrando en esta ocasión en los cuestionamientos de los partidos de derecha al Gobierno Nacional de izquierda.


Hace dos semanas la casa del expresidente César Gaviria Trujillo, jefe del Partido Liberal, fue el escenario de un plácido almuerzo con la mayoría de los congresistas de la colectividad. La cita no tendría nada de raro, si no fuera por el tema que sostuvieron.


Aunque se volvió a comentar la postura del liberalismo sobre la reforma a la salud, las sanciones que podría imponer Gaviria a los congresistas que apoyen las reformas o incluso hasta los nuevos ministros, el asunto de mayor interés fue el mensaje central del jefe liberal: no descuidar el trabajo regional con miras a las elecciones del 29 de octubre.



Ese último domingo de octubre en Colombia se escogerán a los nuevos gobernadores, alcaldes, incluyendo a los mandatarios de las grandes capitales, concejales, diputados y hasta ediles que darán representación a ese poder regional de 2024 a 2027.


Un nuevo mapa político que cambiará mucho con respecto al actual y, en particular, porque el país viene de unos resultados electorales que por primera vez en la historia colocaron un presidente de izquierda, Gustavo Petro, quien tiene como propio a más de un cuarto del Congreso de la República, lo que significa que está muy bien posicionado a nivel local.


Ese mensaje de Gaviria es el mismo que se le ha empezado a escuchar a otros jefes de partidos. El senador y jefe de Partido Conservador, Efraín Cepeda, desde que tomó la comandancia de la colectividad en marzo pasado, ha dicho que el norte son las elecciones; similar ha hecho el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien incluso salió de sus cuarteles de invierno político en los que estaba para ir a las regiones a promover sus candidatos de Cambio Radical.


Con una estrategia muy particular, promover una gran consulta ciudadana para respaldar o rechazar las reformas sociales de salud, pensional y laboral, el Centro Democrático, con el expresidente Álvaro Uribe en las calles, promueve ese mecanismo popular y a la vez los candidatos que desde ya están buscando para los comicios de octubre.


Y es que hay muchas razones por la cuales competir, por ejemplo, en la actualidad las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali están en manos de alcaldes que fueron apoyados por sectores de izquierda y centro izquierda, ciudades que seguirán siendo clave para ese juego del poder político nacional.


Pluralidad de partidos


Un ingrediente más que se verá en octubre es una gran presencia de partidos, esto porque el actual Consejo Nacional Electoral ha otorgado un amplio número de personerías jurídicas a partidos políticos nuevos o varios que se han reencauchado, como la Nueva Fuerza Democrática del expresidente Andrés Pastrana, que volverá a medirse en las urnas.


En concepto del analista político John Mario González, el panorama político está muy confuso con respecto a otros momentos, “tal vez en muchas décadas, en parte porque habrá una enardecida feria de avales y candidatos. Es que el Consejo Nacional Electoral, si ninguna base legal, se dispuso a entregar a diestra y siniestra personerías jurídicas a los partidos políticos y ahora estamos retornando a los escenarios de atomización partidista de los años 90”.



Para González, pesará y mucho el rápido desgaste que ha tenido el presidente Gustavo Petro, “el Gobierno está llegando muy debilitado en el apoyo y la percepción ciudadana, en principio los partidos aliados del Gobierno sufrirían un varapalo o dificultades para aumentar sus espacios de poder local, en especial el Pacto Histórico y en alguna medida también la Alianza Verde”.


En la misma línea opina el también analista Luis Estrada. “Los partidos que fueron los socios ayer, liberales, conservadores y La U, hoy le quieren apostar al debilitamiento de Petro, un Gobierno que hasta ahora ha mostrado mucha descoordinación y que busca el estilo tradicional de Petro, la confrontación”.


González asevera que todo este panorama “conllevaría a que muy probablemente los aliados del Gobierno pierdan las principales capitales del país, incluido Medellín, Cali y Bogotá y pasen a partidos o coaliciones de oposición. Barranquilla tal parece la mantendría Cambio Radical sin posibilidades reales de los partidos de gobierno”.


Agregó que “en el caso de Bogotá vamos a asistir a un escenario de polarización inédito entre un candidato de centroderecha y uno de izquierda, en el que muy probablemente pierda el de izquierda, porque todas las fuerzas se tendrán que alinear, porque se estrenará la segunda vuelta electoral en la capital”.


El más claro candidato que tendrá el petrismo es el exsenador y director de películas, Gustavo Bolívar, quien desde que salió del Congreso en diciembre ha expresado que sí le interesa ser alcalde de Bogotá. Una situación igual es la que se vivirá Medellín, en donde ya se polarizó esa elección entre el petrismo y la derecha, tanto para la alcaldía como para la Gobernación de Antioquia.


Pero es tal el interés de estas elecciones que tradicionalmente el Gobierno Nacional se juega sus cartas, eso lo hace con burocracia. “En todo caso, el interrogante sería qué tanto el Gobierno va a acudir a la mermelada y el manejo burocrático para propiciar alianzas que fortalezcan los candidatos de sus partidos afines”, destaca el columnista John Mario González.


A su turno, el analista Estrada recuerda “que la dinámica en las elecciones regionales es muy común encontrar ahora las grandes coaliciones para ganar la alcaldía o la gobernación, sin embargo, será muy difícil ver que en las grandes capitales o departamentos se lleguen a unir los partidos de derecha con el Pacto Histórico y sus sectores afines”.


Sobre la oposición, en particular, el analista John Mario González sostiene que “los partidos de oposición e independientes, más los liberales, deberían capitalizar el mal momento del Gobierno Nacional. En ese sentido, partidos como el Liberal que, aunque están en la coalición gubernamental, pero han demostrado independencia, y que además tienen una muy fuerte base social, podrían llegar en muy buena forma y lograr importantes espacios de poder local”.



Con respecto a Cambio Radical, cree que estaría en muy buena posición para avanzar en los espacios de poder local, habida cuenta de su exposición mediática nacional, una importante la presencia regional y el liderazgo del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que no tienen otros partidos como el Conservador y la U.


Los dos analistas coinciden en que los conservadores podrían crecer electoralmente, esto gracias a su distanciamiento del Gobierno, pero pesaría que no tienen grandes líderes y el agotamiento de su base electoral.


Lo cierto es que la campaña ya se metió de lleno, las apuestas regionales se van a empezar a conocer y con el paso de los días la polarización será mayor y sólo hasta octubre se sabrá si el petrismo sigue ganando la mano a la derecha. COLPRENSA

Kommentare


bottom of page