top of page

Moléculas presentes en el semen frenan la transmisión de variante del VIH



Un equipo de químicos y biólogos del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), en Francia, y de laboratorios de Bélgica y Alemania han llevado a cabo un estudio donde se desvela que dos compuestos abundantes en el semen humano, la espermina y la espermidina, restringen la transmisión sexual de las VIH-1 X4, las variantes del virus que utilizan el correceptor CXCR4 para entrar en las células diana.


El VIH-1 es el tipo de más común del virus del sida. Según la organización Avert, cerca del 95 % de las personas que viven con el virus tienen este tipo.



Los hallazgos del trabajo, ahora publicado en Science Advances, podrían ayudar a explicar por qué las variantes VIH-1 X4 son menos prevalentes en pacientes no tratados y por qué muy raramente conducen a una infección sistémica.


Jean-Philippe Herbeuva, investigador de química, biología e inmunología en el CNRS y uno de los líderes del estudio, señala que “el semen es el principal vector de transmisión sexual del VIH-1. Los subtipos del virus X4 y R5 se encuentran en la fracción líquida, conocida como líquido seminal”.



Un ‘guardián’ molecular


Este fluido se compone de proteínas, lípidos, metabolitos y niveles muy elevados de pequeñas moléculas con carga positiva denominadas poliaminas, principalmente espermina y espermidina.


Sorprendentemente, añade Herbeuva, “a pesar de la presencia simultánea de los virus X4 y R5 en el líquido seminal, solo los R5 se transmiten sexualmente. Esto es especialmente intrigante porque el receptor CXCR4 se expresa más ampliamente en la superficie de las células diana del virus del sida que el receptor CCR5”, subraya.


Los autores se preguntaron por la existencia de un posible ‘guardián’ que restringiera la infección por X4. Para ello, aislaron moléculas del plasma seminal. A continuación, evaluaron los efectos anti-VIH de cada fracción sobre las células diana del virus.


Entre ellas, explica el investigador francés, “cuatro fracciones adyacentes bloquearon la infección por el X4 pero no la del R5”.



El análisis de estas fracciones “reveló que todas contenían poliaminas, principalmente espermina y espermidina. Nuestro estudio demostró que la espermina se une al correceptor CXCR4, bloqueando selectivamente la infección de linfocitos T y macrófagos por el VIH-X4”.


Por tanto, concluye, “la espermina y la espermidina, presentes en el líquido seminal, parecen ser el origen del misterio no resuelto de la transmisión sexual del virus desde hace más de 40 años”. SINC

Commentaires


bottom of page