La sonda Chang'e 5 aterrizó en la Tierra tras recoger muestras lunares



La sonda china Chang'e 5 aterrizó en la provincia septentrional de Mongolia Interior tras recoger dos kilogramos de muestras lunares a comienzos de este mes.


En un comunicado publicado este mismo jueves en su página web, la ANEC detalló que "el módulo de retorno del proyecto de exploración lunar Chang'e 5 aterrizó con éxito en la zona prevista a las 01.59 hora de Pekín del 17 de diciembre" (17.59 GMT del 16 de diciembre).


De esta forma, China es el tercer país en completar este tipo de misión, ya que antes lo hicieron Estados Unidos y la antigua Unión Soviética.


Lea también: La sonda china Chang'e 5 aterrizó en la Luna para traer muestras


"A las 01.33 (17.33 GMT del miércoles), el módulo de retorno de la Chang'e 5 -prosigue el texto de la ANEC- entró en la atmósfera a una velocidad en torno a los 11,2 kilómetros por segundo a una altitud de 120 kilómetros sobre la superficie" terrestre, momento en el que empezó las maniobras de desaceleración.


Cuando la sonda llegó a unos 10 kilómetros de la superficie, la Chang'e 5 abrió el paracaídas, último paso de la maniobra de reducción de la velocidad, que le sirvió para mantener una altitud estable y aterrizar de manera suave en el área de Siziwang, en la provincia de Mongolia Interior.


Allí, según la fuente, el personal de la misión recogió el módulo, que está previsto enviar por vía aérea a Pekín, donde se extraerán las muestras lunares.


Una zona inexplorada


El pasado 1 de diciembre, la sonda alunizó con éxito en área al norte del Mons Rümker, en el Oceanus Procellarum, en la cara visible de la Luna, una zona no visitada hasta la fecha ni por astronautas ni por misiones espaciales no tripuladas.


Las muestras se recopilaron de dos formas diferentes: en la superficie de la Luna, gracias a un brazo robótico, y bajo tierra, a través de un taladro que perforó dos metros el satélite para obtener muestras variadas que podrían datar de periodos muy anteriores.


El material recogido se almacenó después en un recipiente sellado al vacío para "asegurar que no le afectan las condiciones externas durante el regreso a la Tierra", afirmó entonces la ANEC.


Lea también: Las naves Voyager detectan un nuevo tipo de explosión de electrones


Después, el 3 de diciembre, el módulo de ascenso y el de regreso despegaron de la Luna, para, posteriormente, acoplarse con el módulo de órbita, que se había mantenido a la espera girando alrededor del satélite terrestre.


Una vez ensamblados, los módulos esperaron el momento idóneo para iniciar el retorno a la Tierra, el cual emprendieron el pasado 13 de diciembre.


El objetivo último de este programa consiste en enviar un viaje tripulado al satélite, así como la construcción de una base científica en él, aunque no cuenta con una fecha programada.