top of page

Junior se hizo sentir ante Santa Fe



Atlético Junior venció 3-1 a Santa Fe en la ida de los cuartos de final de la Liga Betplay, un resultado que no es concluyente pero que bien podría marcar el futuro para una de las llaves más parejas en esta instancia.


Esta vez se apuntó un doblete el goleador Miguel Borja, el equipo supo sufrir con diez hombres y se sacrificó para defender su ventaja y llegar con algo más de comodidad a la vuelta en Bogotá.



Es una historia radicalmente distinta de la que contó en el mismo escenario tres días antes, en el duelo por el grupo D de la Copa Libertadores. En esa ocasión hubo muchas lagunas, dudas por el nivel de algunos jugadores y renovadas críticas al DT Amaranto Perea, para quien no había razón para la autocrítica a pesar del 1-1, cuando el rival se quedaba 20 minutos con diez y no había manera de hacer diferencia.


Mucho cambió de ese duelo del pasado jueves al de este domingo. Primero, y no es un detalle menor, la hora: el duelo de Liga fue a las 3:30 p.m., con una sensación térmica de 36 grados y un sol abrasador. El propio Junior recordaba que su último duelo liguero a esa hora en el Metropolitano fue el 20 de noviembre de 2016, con victoria 2-1 contra La Equidad, goles de Sebastián Hernández y Rangel, hoy ausentes de la nómina. Claramente, jugar a esa hora supone un desgaste terrible para cualquier oponente, más si es un equipo de altura, como Santa Fe.


Pero no fue lo único: el técnico Perea firmó su revancha cuando administró su rica nómina y supo hacer las rotaciones del caso, unas veces por lesiones y otras por descanso.


Este domingo, por ejemplo, cambió caso toda la zaga juniorista. Jugaron el jueves Viádara, Ditta, Mera y Velasco y en esta ocasión fueron Piedrahita, Rosero, Ditta y Fuentes. La primera explicación fue la lesión de Mera en Copa, que obligó a Ditta a pasar como central por izquierda. Junto a Rosero y con el respaldo d Viera no hubo dificultades muy grandes. Pero además los laterales necesitaban alternar, rotar para ser exactos, y en el caso de Fuentes el cambio se notó. El que decepcionó fue Piedrahita, que varias veces se vio superado y encima salió expulsado, obligando a los suyos a correr el doble por más de 20 minutos para defender la ventaja.


En el medio, Perea pasó de Martínez y Ángel a Didier Moreno Larry Vasquez. Fue día y noche: Junior pasó de un medio lento el de Copa, un poco porque Ángel apenas vuelve de lesión y no es su mejor momento, a un medio campo fuerte con Moreno y dúctil con Vazquez.


Ese equilibrio hizo que los tres de ataque en Liga, Pajoy, 'Cariaco' González e Hinestroza, lucieran mucho más libres de tareas de marca y fueran 'asistidores' más claros para un Borja que comandó el ataque en las dos salidas, como no podía ser de otra manera. Esta vez Borja marcó doblete y González abrió la cuenta. La diferencia respecto de Fabián Sambueza, quien en Copa lució errático y esta vez ni siquiera estuvo a disposición, también fue elocuente.



El 3-1 fue premio a un Junior serio, contundente y que pudo tener más ventaja si no se hubiera quedado con diez hombres, cortesía de Piedrahita. El duelo de la revancha será el próximo domingo, a la 1:00 p.m., una hora difícil para los 2.600 metros de altitud de Bogotá. En el intermedio, el miércoles, habrá que visitar a River Plate, nada menos, por Copa Libertadores. La rotación no era una elección para Amaranto, pero no faltará quien lo critique. Tendrá cambios en Buenos Aires y es una oportunidad para hombres que, como Sambueza, todavía necesitan consolidarse.


Esa agenda marcará mucho el ánimo para la Liga, pero hay que decir que dos goles son ventaja y se lograron haciendo uso inteligente de toda la nómina. Junior puede estar transitando por la parte alta de la curva en el mejor momento. Tiene a uno de los peores rivales en cuartos y lo está venciendo. Eso hay que ratificarlo. FUTBOLRED

Comments


bottom of page