top of page

Gobierno descartó incluir reformas en sesiones extras del Congreso



La puja que se dio el presidente Gustavo Petro por tramitar en una misma legislatura las tres reformas sociales claves de su gobierno, salud, pensional y laboral, al cierre de las sesiones ordinarias Congreso de la República quedaron por menos de la mitad del camino y aunque se había dicho que las incluiría en las extras lo descartó.


Bajo el decreto 999 del 20 de junio, se citó al Congreso a sesiones extraordinarias entre el 22 y 24 de junio, con el fin de discutir sólo en dos proyectos de ley. Uno la adición presupuestal por casi 17 billones de pesos y el otro el que fija el número de los diputados en cada departamento en el país.



Los dos proyectos están para ser aprobado en las plenarias del Senado y la Cámara, y se tiene previsto que se anunciarán el jueves en la noche y se votarán en la sesión del viernes, pero pasada la media noche. Los dos proyectos fueron aprobados la semana anterior en las comisiones económicas y primeras, respectivamente.


El camino de las reformas sociales fue muy complejo. El presidente Petro impuso a sus ministros la necesidad de tramitar en este segundo periodo de las sesiones, es decir en este semestre, las tres reformas. El mayor interés se centró en la reforma a la salud, la cual se radicó desde febrero, momento en generó gran controversia, al punto que la misma fue el 'florero de Llorente' para que se rompiera la coalición de gobierno, de donde se salieron los conservadores y La U.


La discusión del proyecto, no en el Congreso sino en los debates, las columnas de opinión y en internet, entre otros se tomó más de dos meses en donde se tensionaron posturas en especial por parte de la exministra de Salud, Carolina Corcho, quien terminó muy distante de varios de los partidos políticos que apoyaron.


El proyecto logró ser aprobado en primer debate en la Comisión VII de la Cámara, pero en la plenaria el mismo se estancó por varias situaciones, por un lado por la cantidad de impedimentos, pero además porque los partidos de oposición y los conservadores y la U, dilataron la discusión con diferentes mecanismos.



Avanzó igualmente la reforma pensional, la cual pudo ser votada en la Comisión VII, con los votos justos, en especial de los partidos de gobierno y los liberales. El proyecto quedó vivo y al igual que la reforma a la salud se podrá discutir en las respectivas plenarias después del 20 de julio.


La que sí se hundió fue la reforma laboral, proyecto que no tuvo el respaldo de las mayorías, por lo que se hundió en su último momento en la sesión de la Comisión VII de la Cámara, el martes en la última sesión ordinaria. La norma legislativa dice que si un proyecto no logra ser aprobado en al menos un debate en la legislatura se hundirá. COLPRENSA


bottom of page