top of page

En pleno paro armado: Boda en Montería custodiada por el Ejército



El pasado fin de semana se registró un hecho inédito en la ciudad de Montería, capital de Córdoba, donde a pesar del asedio de miembros del Clan del Golfo, se realizó una pomposa boda a la que asistió la clase política conservardora de ese departamento.


Lo particular de esta celebración es que se realizó en medio del paro armado que el Clan del Golfo puso en marcha tras la extradición de su máximo jefe, Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, y a pesar de la alerta de seguridad que hubo en el país.



La rimbombante boda, realizada en el club Campestre, llamó la atención ya que significó una especie de realidad paralela en medio de los problemas de orden público, y fue tan exclusiva que incluso contó con custodia del Ejército Nacional.


El cierre obligado del comercio y la desolación por cuenta de la amenaza armada no fueron inconveniente para las nupcias de Laura Camila Sotomayor y Ricardo Pimienta, quienes tuvieron como invitados a políticos reconocidos en la región y en el país.


Mientras la población se escondía para evitar retaliaciones de los miembros del Clan del Golfo, miembros del Ejército escoltaron a los recién casados y a sus invitados desde la Catedral de San Jerónimo hasta el club Campestre, en el barrio El Recreo.


Entre los invitados se identificó al excandidato presidencial David Barguil, senador del Partido Conservador, quien es uno de los aliados más cercanos al aspirante Federico Gutiérrez, de la coalición Equipo por Colombia.


También estuvo presente en este matrimonio el representante electo a una de las curules especiales para las víctimas, Jorge Rodrigo Tovar, el hijo del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, más conocido con el alias de Jorge 40.


Otros líderes políticos que fueron avistados en la celebración fueron Wadith Manzur, del Partido Conservador, y Erasmo Zuleta Bechara, del Partido de la U, ambos representantes a la Cámara por el departamento de Córdoba.



Esta celebración ha generado controversia, debido a que se realizó ignorando las alertas de seguridad que tuvieron que acabar los demás habitantes de Montería y que llevaron incluso a que Independiente Medellín no se presentara al partido ante Jaguares de Córdoba.




Cinco días de paro


De acuerdo al informe oficial del Ministerio de Defensa, durante los cinco días del paro armado del Clan del Golfo se cometieron 190 hechos violentos en 101 municipios de 10 departamentos, situación que no impidió la realización del matrimonio.



Además, se detalló que los delincuentes generaron daños en 187 vehículos y afectaron seis terminales de transporte con sus intimidaciones. En su reacción, la Fuerza Pública capturó a 177 sospechosos, dos murieron en enfrentamientos y tres más se entregaron de forma voluntaria.


También se informó que se realizaron 455 caravanas terrestres con escolta de la Fuerza Pública con el fin de facilitar la movilidad de 14.599 vehículos, 31.638 pasajeros y 186.933 toneladas de alimentos, hidrocarburos y otros insumos. COLPRENSA

Comentarios


bottom of page