En la primera línea



La división, el rencor y el deseo de revanchismo de unos pocos están poniendo en riesgo el anhelo de vivir en tranquilidad de la inmensa mayoría: @ErikaFontalvo.


"Nos gobiernan ignorantes. Buscan prolongar el paro. Lo que deberían hacer es nombrar cinco sabios y coordinar un estudio de las peticiones". Escritor, Álvarez Gardeazábal.


Y como lo decía el asesinado candidato presidencial, Galán: "se necesita una revolución electoral, para que no tengamos una revolución violenta". Pero dado el tiempo y las circunstancias, aún, la débil conciencia ciudadana, le ha huido a esta recomendación secular.


Lea también: Cargados de tigre


Por lo visible, y por lo oculto, la soberanía ciudadana en la próxima elección legislativa, debe, en su mayoría, dar dos "golpes de moción de censura": 1) A no reelegir a congresistas que legitiman los desmanes en las protestas, sólo para ver aún más frágil al gobierno actual. 2) Y a los otros gobiernistas, que gritando en los debates políticos y en redes sociales, pretenden defender lo indefendible.


Porque ya parece tardía la propuesta del escritor, Gustavo, de buscar y nombrar sabios solo ahora en medio de éste sofoco social, y ya en más de la mitad del periodo presidencial.


En un gobierno conformado por un candidato presidencial que en campaña "juró" tener la sabiduría clara y suficiente para gobernar sólo con las banderas de sus aliados económicos y políticos. Hoy pruebas que comprueban, que hubo engaño a su elector.


Pero me dirán que nunca es tarde. Entonces me asalta la pregunta: Sí habrán sabios en esta generación terrenal política. ¡Y si los hay! ¿Será que este, y los anteriores gobiernos, buscaron sesgadamente, y, aún buscan a los sabios en el lugar equivocado?


Santiago 3:17, Más la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.


Y se comprueba en su hallazgo terrenal, que la democracia colombiana parte la historia en dos mitades irreconciliables, en donde la victoria de uno, es como embriaguez festejando la humillación del otro; y la derrota del vencido, es la perpetuación para el revanchismo.


Inocultable. Porque mientras el de derecha se silencia frente al asesinato de líderes sociales, el de izquierda, lo hace frente a la violencia armada contra el funcionario de la Fuerza Pública.


Y ambas víctimas provenientes de la clase popular, de familias campesinas, y de todas las provincias; luego entonces, los victimarios en sus dos escenarios, encuentra un visible y maligno silencio sesgado, justificándose ellos, para continuar asesinando, y posando impunemente, en la primera línea del crimen organizado territorial.


Porque yo que vengo aceptando las invitaciones para vincularme a distintos grupos ciudadanos en las redes sociales, sin tener en cuenta la radical ideología, y menos, la férrea defensa que le hace cada cibernauta a su candidato y su partido político.


De ahí determino, ¡cuánto tiempo nos hace falta para llegar a un acuerdo fundamental transitorio con alternancia gubernamental pacífica! Para un largo plazo. Impulsado, garantizado, y sostenible con un mínimo de entendimiento ciudadano independiente.


Lea también: La lucha es democrática


Porque, por lo visto en esta hiriente y contenciosa sociedad política, se queda corta la definición secular de la palabra: Resistir. Que al final dice: no recibir daño o alteración. Y daño político. Y alteración antisocial. Casos endemoniados que ya tocan techo, y han hecho metástasis en medio de la desigualdad social, la pobreza, la rabia y la indignación ciudadana.


Por eso te invito ahora a "vincularte" a esta red de fe, para que también hagas parte de la: Primera Línea del Evangelio, por la Reconciliación Nacional. Iniciando aquí: Santiago 4:7, Sometiéndonos, pues, a Dios. Resistiendo al diablo, y éste huirá de nosotros.