El peligroso esquema de vacunación de Duque

Por: Jay Bernardy



Tremenda sorpresa se han llevado las personas que han ido a vacunarse por tercera vez: no encontraron en los puntos de vacunación el biológico que inicialmente se les aplicó.


El Ministerio de Salud, muy negligente ante lo que se vive, ha manifestado en los últimos días que en las dosis de refuerzo únicamente se emplearán los suministros de AstraZeneca, dejando así de lado los de Pfizer, Moderna y Janssen. Lo que no se sabe es bajo qué criterio científico se tomó esta decisión, que realmente deja a más de uno preocupado.


Lea también: Minsalud lanzó el certificado digital de vacunación contra la COVID-19


Por supuesto: la preocupación se percibe en el aire. Y cómo no apreciarla si se infiere un riesgo sobre el propio organismo, que un principio recibió una vacuna que sigue dejando muchas dudas, para después de seis meses volver a recibir otra dosis, pero muy diferente a las dos primeras e igualmente inquietante. Esto ha llevado a que no se opte por el tercer refuerzo, y se preserve la salud que ni a Duque ni a su ministro le importan.


Se han escuchado casos de deportistas –todos ellos sanos y sin historiales médicos– que al vacunarse por tercera vez desarrollaron problemas coronarios; hombres y mujeres que han fallecido sin ninguna explicación después de vacunarse; reacciones corporales que incapacitan y limitan severamente las fuerzas de los vacunados.


En fin, todas las historias que los medios de comunicación, cómplices de este peligroso esquema de vacunación, se niegan a publicar y a emitir para generar una falsa tranquilidad que hoy cuestiono.


La cuestiono porque no se puede jugar así por así con la integridad de la población. El deber de Duque era conseguir todas las vacunas posibles, con tal de asegurarle a cada colombiano la vacuna que inicialmente le correspondió. Su responsabilidad consistía en contar con los recursos necesarios para los suministros que hicieran falta, y no hacer el ridículo que los más inocentes no alcanzan a ver.


Es que el hombre del común no comprende que se están racionalizando las vacunas, porque no se cuenta con el dinero suficiente para conseguirlas lo más rápido posible.


En este sentido, se está vacunando con lo que se tiene, así se muera la gente con la mezcolanza de biológicos que el ministro de salud ha autorizado.


Lea también: Corte rechaza 14 demandas contra la exigencia del carnet de vacunación


Por todo lo anterior, cualquiera puede deducir que la gente no se está vacunando por tercera vez porque tiene miedo. Algunos confían que al país llegarán más vacunas, por lo tanto, han decido esperarlas el tiempo que sea. En mi caso, dudo que este gobierno nos lleve a la inmunidad de rebano, ya que ha quedado en evidencia su improvisación y la falta de conocimiento frente a lo que se vive.


Deberían asesorarse de países como Israel, que ya va para el quinto refuerzo. ¡Pero qué digo! Se me olvidaba que el pueblo judío tiene plata, y a los colombianos nos tocó por desgracia nacer en una tierra en donde la política es sinónimo de robo y despilfarro. Amanecerá y veremos dijo un ciego, y el pobre se quedó viendo un chispero.