Con sangre para conciliar



Recibí un mensaje en una de mis redes sociales de un expolicía, un guía canino que trabajó en el Aeropuerto de Barranquilla, laboró él, donde yo también laboré. Lugar donde interactuamos trabajos hace varios años.


El mensaje tenía que ver con una enfermedad que padecía un pariente suyo, un joven hospitalizado en una clínica con síntomas de la covid-19, en estado crítico y por el cual requerían conseguir con urgencia una máquina ECMO.


Lea también: La tregua que pedí


Me pidió en especial dos cosas: Conseguir la máquina con un contacto pudiente en el ámbito laboral donde creía que aún estaba laborando, o a través de mis redes sociales por medio de mis columnas de opinión.


Y este mensaje del expolicía produjo el título de esta columna, porque me acordaba que mientras fui jefe de operaciones le decía constantemente a mis compañeros que la eterna riqueza de un hombre, es la formación y la conservación de la amistad. Aún en los casos más complejos de la vida.


Siendo consciente de este plus conciliador sanguíneo en mi personalidad, me cuestionaba si en verdad me pasaría toda mi vida laborando y buscando consensos que permitían avanzar en las operaciones con un fin de que las finanzas privadas no se afectaran y produjeran rentabilidad y superávit empresarial.


Porque conozco por muchos medios que la labor que se hace como empleado del sector público, un sector donde se puede llegar a la multiplicidad de los beneficios en favor de lo social; pero siempre se ha escuchado que ese sector, es lo más inoperante, ineficiente y menos rentable, comparado con la labor que se exige en lo privado.


Entendiendo y siendo analítico de que una cosa es la productividad que se obtiene en el sector público, contando en la gran mayoría con gente capacitada y, otra cosa es la distribución inequitativa nacional, regional y local en la inversión pública, de lo que no llega o es malversada.


Aunque la prioridad de hoy en día en medio de esta crisis sanitaria es la salud de la gente, pero volver a la normalidad no será el sueño de la gran mayoría; mostrándose ahora un deterioro del empleo y la iliquidez financiera del sector de la micro empresa en el país, y esto obligará que el hambre y la pobreza, vuelvan a flote.


Esto del hambre y la pobreza ordenan también a tener en el primer plano a los analistas y estadistas del país a debatir sobre el tema de la productividad como primera tarea, en la agenda de quienes aspiran a la candidatura de ser el próximo mandatario de los colombianos.


Pero además de que pululen de "genios" contar con sangre conciliadora, no es de poca monta, porque también se debe pensar y considerar que un estadista sea un garante en la consecución de un fundamento básico, para hallar la tan Sagrada Reconciliación Nacional.


Y este coronavirus podrá destruir vidas humanas valiosas dentro de la familia orante; lo que no podrá sepultar es la fe y la esperanza por la sangre derramada en la cruz.


Lea también: Pidamos juntos una tregua


Y para dar un aporte y soporte de conciliación social, uno no requiere ser un flamante líder político con aspiración a un cargo público; yo como ciudadano activo lo vengo compartiendo en años.


¡Queda Confirmado! Porque aunque pasen años, las redes sociales sirven también para unir amistades y personas, y no solo para compartir memes. Igual que comprendí también, que muchos leen mis escritos de opinión, en fe. Que son como un aderezo de Reconciliación Nacional.


Salmos 9:12 Porque el que pide cuentas de la sangre derramada, se acuerda de ellos; no olvida el clamor de los afligidos.