top of page

Bajos niveles del río Magdalena prenden las alarmas



El Fenómeno de El Niño ha afectaciones al nivel del río Magdalena en el sur del Atlántico. De acuerdo a la medición de la estación San Pedrito, ubicada en el municipio de Suan, el nivel de las aguas se encuentra en 2.30 metros, lo que ha generado una alerta entre los habitantes de esta zona del departamento.


En los últimos días ha venido bajando el nivel del río entre 10 a 12 centímetros, hace muchos años atrás también se había visto este fenómeno. A principio de año los niveles del río se mantenían en un promedio de 3.80 metros.



Alerta por bajos niveles del río Magdalena en El Banco


Por otra parte, Humberto Currea, miembro de la Federación de Pescadores del Atlántico, aseguró que el sector está en “alerta máxima” por la disminución del nivel en el río y en el Canal del Dique.


“Recientemente hicimos una reunión entre los pescadores para analizar esta problemática en los cuerpos de agua como el canal del Dique, el río Magdalena y el Embalse del Guájaro, que podría tener afectaciones la seguridad alimentaria y la adquisición de productos agrícolas desde los municipios por las implicaciones que tiene el fenómeno en los cultivos”, declaró.


Con respecto a esto, el líder indicó que –de acuerdo con las mediciones hechas por la Corporación Regional Autónoma del Atlántico– el embalse del Guájaro cuenta con 3.46 metros de nivel, mientras que el canal del Dique se ubica en 1.17 metros.


En Lorica, Córdoba, declaran calamidad pública por sequía


Adicionalmente, Currea señaló que los pescadores se mantienen en su posición sobre la necesidad de implementar una política ambiental pública que garantice los niveles de los cuerpos de agua.



“Se deben iniciar trabajos de reforestación en las cuencas y microcuencas de los cuerpos de agua en el Atlántico y del país; de igual manera tener soluciones para el tema de las basuras y residuos sólidos, para que de esta manera no se sequen los cuerpos de agua. Además, hay que despejar los canales de las lagunas y las ciénagas porque muchas de ellas han sido desviados y taponados", manifestó.


Por otro lado, el surgimiento de islotes por los bajos niveles del río Magdalena mantienen en vilo las actividades en la zona por el impacto que pueden tener en la velocidad de la corriente.

Comments


bottom of page