Aumento de muertes por desutrición, entre los pésimos indicadores de Duque



En el balance al gobierno Duque, las organizaciones sociales afirman que en los últimos cuatro años fue notorio los programas y acciones asociados a derechos como ambiente sano, juego, participación, construcción de paz, reconciliación y convivencia, sin embargo, estos no tuvieron suficiente concreción ni herramientas para medir su avance.


“La integralidad de los derechos de la infancia y la adolescencia a la cual se hace mención reiteradamente en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) sigue siendo un reto, pues no se concretó en metas e indicadores asociados que permitieran ver su evolución durante el periodo”, afirmó NiñezYa.


Lea también: Procuraduría pide "medidas urgentes" por desnutrición infantil


Así mismo, llaman la atención por el déficit de cobertura y calidad frente a la garantía de algunos derechos de la niñez, como a la salud, la nutrición, la educación, en algunas poblaciones y territorios.


Según detalla el balance, hecho a partir de datos oficiales, un indicador de retroceso es el de muertes por desnutrición. Reportes epidemiológicos del Instituto Nacional de Salud (INS), para las semanas epidemiológicas de la 1 a la 20 de los años 2020, 2021 y 2022, registran un aumento del 49% entre 2020 y 2022, en contraste con la disminución que se venía presentando en años anteriores en el mismo periodo epidemiológico, e incluso en 2021 en el que hubo una disminución del 3%.


Otro ejemplo es la cobertura en salud. Según analizaron, aunque en promedio cobija al 99,65% de la población (Base de Datos Única de Afiliados -BDUA), no llegó a todas las personas por igual. Persiste un rezago para poblaciones afro e indígenas como las de Yondó (Antioquia) con 55,6% de cobertura; Cumaribo (Vichada) con 51,4%; Riosucio (Chocó) con 45,2%; Puerto Guzmán (Putumayo) con 43,8%; La Macarena (Meta) con 38,75% y Amazonas donde en la mayoría de municipios y corregimientos la cobertura llegó a solo 6,0% de la población, con excepción de Leticia (100%) y Puerto Nariño (66,9%) (Minsalud, 2022).


Por otro lado, NiñezYA evidenció avances en temas como la prevención de las violencias a través de la estrategia ‘Crianza amorosa + Juego’ en 2020, 2021 y 2022, con la que, a partir de la línea de base y línea de contraste, el cambio de imaginarios sobre las violencias se transformó en al menos 10 puntos en cada grupo donde se aplicó, como en los enlaces de infancia de los municipios, funcionarios de ICBF y más de 400 agentes de la Policía Nacional.


Las organizaciones sociales también destacaron la ley que prohibió el castigo físico y estableció la creación de la Estrategia Nacional Pedagógica y de Prevención (Ley 2089 de 2021) y el plan de acción 2022-2030, así como la conformación de la Alianza Nacional contra la Violencia hacia niñas, niños y adolescentes, que llevó a que el Sistema Nacional de Bienestar Familiar (SNBF) aprobara en junio de 2021 el Plan nacional de acción contra las violencias hacia la niñez y la adolescencia 2021-2024.


Lea también: Aumenta el embarazo en menores de 14 años


No obstante, sostiene que en no todas las políticas públicas se cuenta con información sobre su avance. “Se afirma que hay una carencia de información actualizada sobre indicadores cruciales, lo cual impide conocer la magnitud de los fenómenos, orientar la toma de decisiones y validar si se cumplió lo plasmado en el PND”, concluyen. COLPRENSA