Atlántico, con el agua hasta el cuello

Por: Iván Meneses



Puerto Colombia, Tubará, Juan de Acosta, Galapa y Candelaria hasta el momento son los municipios de Atlántico más afectados por los torrenciales aguaceros que desbordaron arroyos. Así lo dio a conocer en un informe oficial la subsecretaría de prevención y atención de desastres en el departamento.


El corregimiento de Juan Mina también fue golpeado por el fenómeno natural.


Lea también: Lluvias en el Caribe no dan tregua y seguirán en noviembre


Desesperados se encuentran las más de 200 familias, a las que los arroyos arrastraron sus enceres cómo muebles, camas, neveras, televisores, lavadoras, entre otras pertenencias que quedaron flotando tanto dentro de sus casas como en las calles.


El alcalde de Barranquilla, Atlántico, Jaime Pumarejo, en su cuenta de Twitter trinó y señaló que las “lluvias en sector rural del departamento generaron una corriente súbita jamás vista, que desbordó nuestros canales pluviales, afectado a Juan Mina y sectores aledaños a la Zona franca.


El mandatario distrital visitó a las familias damnificadas por las inundaciones en horas de la mañana de este lunes.


Decenas de familias afectadas por las inundaciones apocalípticas del barrio San Carlos del municipio de Puerto Colombia, Atlántico, con baldes y motobombas tratan de sacar el agua de sus viviendas y población. El cuerpo de bombero hizo presencia respaldando a los porteños.


El exclusivo hotel Pradomar ubicado en el sector turístico de Puerto Colombia, resultó con daños materiales, después de que el fuerte caudal de los arroyos desbordados entrara y se llevará todo lo que encontró a su paso.


Lea tambén: 300 familias afectadas por lluvias de este fin de semana en Barranquilla


De acuerdo con el gerente del hotel Pradomar, Samuel Álvarez, el fuerte invierno y la alta afluencia de sedimentación en un arroyo que está enseguida a la edificación.


En la vía que comunica a Tubará con Guaimaral, en Atlántico, unos 150 metros de carretera colapsaron por socavamiento provocado por las precipitaciones y deslizamientos de tierra. A raíz de esto se encuentran varias poblaciones incomunicadas.