A conciencia del ciudadano



Que no se turbe tu espíritu ideológico electoral ante la anterior lista de candidatos, que propuse a futuro en veinte años de alternancia, para un cambio en la gobernabilidad presidencial en Colombia.


Cuida más bien hoy tu fe, tu salud física y mental, tu sano y objetivo criterio, tu inteligencia, tu conciencia ciudadana, tu libre e independiente pensar, y actuar sobre la política, y la opinión pública.


Lea también: Veinte años en alternancia


Y ruega a la Divina Misericordia para que te aleje del ángel de la muerte. Ángel que viene liderando la COVID-19. Y sigue rezando con fe para que tu nombre y tu existir, estén presentes para contribuir con un sabio consenso ciudadano en cada elección democrática.


Comparte hoy lo que tienes, o lo que te va sobrando, con aquel que no tiene lo que tú tienes, y mucho menos lo que te sobra. Sé ahora misericordioso, tolerante y doliente con la necesidad de tu prójimo. Prójimo que es tu próximo, por donde al andar la vida te permite respirar libre y gratuitamente.


Se sabio y atiende a quien aconsejó esto: Así que, no se preocupen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. ¡Ya bastante tiene cada día con su propio mal! Mateo 6:34.


¡Mencionar el mal! Ese es una tendencia marcada en la historia colombiana, que trae de lastre una despiadada desigualdad social, que esta pandemia se ha encargado de sacar río arriba el "hueso seco", que es reflejo del hambre del pueblo.


Y al día de hoy, el gobierno no tiene maniobra económica suficiente, ni acompañamiento legislativo para proponer, conciliar, y cumplirle a los líderes de las protestas.


Se podría decir, sin ser un irresponsable agitador del pesimismo, que como sociedad colombiana, estamos en el peor de los mundos; y es donde hasta el más incrédulo, sí, aquel que hoy no ve una luz al final del túnel. Escépticos todos. Donde pareciera que solo un milagro social nos salvaría.


Lea también: Se obedece pero no se cumple


Porque el descontento del ciudadano reprimido en tantas décadas de pobreza, y desidia del Estado, ahora la misma línea de modelo económico y su mayoritaria legislación del Congreso-ahora dispersa del gobierno por hipocresía electoral-, le han endosado la responsabilidad a la Policía para retener la rabia de la gente.


Mirada al futuro. Aclaro que al proponer cinco opciones presidenciales consecutivas, literalmente, no es que ellos "tirarán la primera piedra" de la incorrupción cuando gobiernen.


Aduciendo que su vida pública ha estado libre de equivocaciones y desaciertos administrativos, o sea, ¡hombres políticos libres de pecados!


Más bien los escogí, por una cierta alternancia ideológica, entre quienes ahora figuran en la baraja de posibles candidatos, y vienen liderando con opciones en los resultados de las encuestas presidenciales.


Pero el orden inicialista sí fue a adrede, porque el que "debe" ganar la primera y próxima elección presidencial, deberá ser quien ponga la "primera piedra" para la Reconciliación Nacional. Y su perfil de conciliador no puede ser una improvisación populista e hipócrita.


Y hablando de orden, en lo constitucional y lo democrático, la soberanía ciudadana colombiana la debe recuperar el pueblo, si es que alguna vez la ha tenido.


Lea también: Una historia por contar


Soberanía que no debe seguir reposando en la legislación, porque una vez elegido el candidato, se hace a las mayorías de los gobiernos; y ya juntos, ejercen no soberanía, sino tiranía al mismo pueblo que los eligió. 1 Timoteo 4:20 Mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia.


Y siguiendo el orden de las próximas elecciones democráticas a nivel nacional; y por su mal de cada día, el necio opresor, Congreso de la República, con lo expuesto, se renovará.