Sonda china Tianwen-1 entró en la órbita de Marte



La Administración Nacional China del Espacio (CNSA) informó este miércoles que la sonda Tianwen-1 entró con éxito en la órbita de Marte, después de un viaje desde la Tierra que el próximo 23 de febrero cumple siete meses. China busca ser el primer país que no solo consigue viajar a ese planeta sino también entrar en su órbita y explorarlo, todo en una misma misión.


La sonda espacial china Tianwen-1 se acerca al objetivo último de su misión y es buscar posibles vestigios de vida en Marte, en lo que es considerado por Beijing como una expedición histórica y una de las más ambiciosas de su Gobierno.


Lea también: Sonda china envía imagen de Marte


La sonda entró en la órbita del planeta rojo tras activar sus motores y después de 15 minutos desaceleró lo suficiente para ser capturada por la gravedad de Marte, según confirmó la Administración Nacional China del Espacio (CNSA).


"Entrar en órbita ha sido un éxito (...) es el primer satélite artificial de Marte de nuestro país", anunció la agencia.


Luego de entrar en órbita, los equipos de la nave, que incluyen cámaras y analizadores de partículas, comenzarán a realizar fotografías y reconocimientos del planeta, así como preparaciones para escoger el mejor lugar de aterrizaje.


El vehículo de exploración de Tianwen-1 aterrizaría en mayo


Si todo sale según lo planeado, posteriormente el rover, o vehículo de exploración, se separará de la nave espacial y aterrizará de manera segura en Marte, algo que está previsto para mayo. Lo haría en un rápido descenso de siete minutos en una llanura masiva en el hemisferio norte del planeta, conocido como Utopia Planitia.


Lea también: La red de "autopistas celestiales" que descubrió un equipo de científicos


El rover, del tamaño de un carro de golf, de 240 kilogramos y que funciona con energía solar, recopilará datos sobre el agua subterránea, estudiará el suelo y buscará pruebas de que el planeta alguna vez haya albergado vida microscópica.


Aterrizar una nave espacial en Marte es un objetivo muy difícil de alcanzar. Naves espaciales rusas y europeas destrozadas ensucian el paisaje junto con un módulo de aterrizaje estadounidense fallido.


Aproximadamente una docena de orbitadores no han dado en el blanco. En 2011, una sonda china con destino a este planeta que formaba parte de una misión rusa no logró salir de la órbita terrestre.


Solo Estados Unidos ha aterrizado con éxito en Marte, ocho veces, comenzando con dos misiones Viking en la década de 1970. China se convertiría entonces en el segundo país en lograrlo si completa la hazaña.


La llegada de Tianwen-1 es parte de un estallido inusual de actividad en Marte, pues esta es una de las tres misiones que llegan este mes. La nave espacial Hope de los Emiratos Árabes Unidos también se puso en órbita alrededor del planeta rojo el martes. Y está previsto que arribe un rover estadounidense la próxima semana.


Lea también: El helicóptero que volará en Marte


Sin embargo, Hope no tiene previsto un aterrizaje, sino orbitar el planeta para recopilar datos sobre su clima y atmósfera.


Las tres últimas misiones se lanzaron en julio de 2020 para aprovechar la estrecha alineación entre la Tierra y Marte, que ocurre solo una vez cada dos años. AP / REUTERS / EFE / FRANCE24