Se calentó el debate político en Barranquilla



Las aguas políticas y electorales en la ciudad, estaban tranquilas, hasta cuándo apareció el huracán Iona, llamado Benedetti. Toda la clase política del Atlántico se alteró y prendió todas las alarmas. Se trata de un nuevo pretendiente a la silla de la alcaldía de Barranquilla, Armando Benedetti, quién se hizo bendecir por la Colombia Humana de Gustavo Petro.


En una gira improvisada por algunos puntos de la ciudad, Benedetti se hizo a acompañar de Nicolás Petro Burgos y el excandidato a la alcaldía de Bogotá Hollman Morris, para marcar territorio y dar a conocer su matrimonio con la Colombia Humana en Barranquilla.


Lea también: Las críticas de la Procuraduría a la reforma electoral


Mientras Benedetti realizaba su irrupción política en la ciudad, la Casa Char hacia sus cálculos con toda la calma del caso. Despuntan dos candidaturas de esa casa política, se trata de Alfredo Carbonell Gómez, hijo del desaparecido jefe conservador Abel Francisco Carbonell. Alfredo, ha hecho su carrera política al lado de Alejandro Char y ahora acompaña a Jaime Pumarejo, en la secretaría privada, una especie de brazo derecho.


Y por el otro carril, se encuentra Karen Abudinen Abuchaibe, quién también comenzó su pinitos administrativos con Alejandro Char, y es también respaldada por el poderoso grupo empresarial de los Hermanos Daes Abuchaibe. Dentro de la Casa Char ésta será una puja de altos kilates, buscando la bendición de los jerarcas de Cambio Radical en el Atlántico.


Pero la pregunta obligada sería, qué pasa si Alejandro Char, detiene la marcha de su candidatura a la presidencia, por varios factores que se avizoran desde Bogotá, sobre todo la artillería pesada de María Jimena Dussán, desde sus columnas de la revista Semana, y ahora en la cadena radial La W Radio de Julio Sánchez Cristo. María Jimena, mantiene unos ataques sistemáticos y estratégicos a la figura de Alejandro Char salpicándolo en temas como el megatanque de 7 de Abril, donde hubo una serie de denuncias entre contratistas y la administración de alcalde Char en el año 2016, en una obra que alcanza hoy los $53 mil millones y no está puesto al servicio de la comunidad barranquillera.


En la última encuesta de la empresa Invamer, contratada por Blu Radio y el canal Caracol Noticias, Char registra 5,6%, lo que algunos expertos consideran que es bueno, ya que Uribe Vélez en el año 2002, tenía apenas el 1% en las encuestas presidenciales de ese momento. Indudablemente la aparición sorpresiva de Benedetti por la alcaldía de Barranquilla, prende las alarmas en la Casa Char porque es un rival de mucho cuidado al cual no pueden tratar con indiferencia política a pesar que no tiene obras que mostrar cómo si las de Char, Noguera y actualmente Pumarejo.


Pero Benedetti tiene un discurso demoledor que ha demostrado en el tinglado del Congreso ante sus opositores como son los encopetados uribistas pura sangre. Eso también preocupa a Alejandro Char, que no quiere correr el riesgo de que se le crezca el enano, y que en su patio Benedetti y Petro, le den una sorpresa desagradable, políticamente hablando.


Definitivamente la despuntada de Benedetti cambia el libreto de los Char, y lo pueden poner a pensar en su regreso, para asumir una tercera campaña a la alcaldía de Barranquilla, y aplazar su sueño de ser presidente de Colombia por ahora.


Lea también: Las denuncias de Cepeda y Petro contra Néstor H. Martínez en el caso Santrich


Otras inquietudes que deben surgir dentro de la Colombia Humana local con este nuevo escenario político son: ¿qué pasará con las candidaturas a la alcaldía de Barranquilla como la de Antonio Bohórquez, Diógenes Rosero y Rafael Sánchez?, ¿acogerán las directrices de Gustavo Petro con la designación de Benedetti, de manera sorpresiva y tempranera, cuando el alcalde actual de Barranquilla, llega al primer año de su periodo administrativo?, ¿Cuál será el comportamiento de los partidos y grupos de izquierda, aliados en el Polo Democrático, UP, Moir, la misma Alianza Verde que comanda Antonio Navarro Wolf y Antonio Sanguino?.


En el debate pasado a la alcaldía de Barranquilla, el exvicepresidente Gustavo Bell Lemus, asomó su cabeza y le gritaron cualquier cantidad de epítetos e inclusive llegaron a irrespetarlo en a algunos medios de comunicación locales. Ojalá a Benedetti no lo sometan a este molino triturador, con la cual alejaron la remota aspiración del exgobernador Bell, a la alcaldía de Barranquilla. De todas maneras a Benedetti lo esperan los 'talibanes' de la política local.