¿Por qué el Ministerio le dice no a la Ivermectina?

Por: Mario Fernando Prado



Los resultados positivos en el uso de la Ivermectina son indiscutibles. Científicamente hablando y sin charlatanerías así lo concluyen 22 estudios realizados con la mayor rigurosidad por importantes entidades de la más alta calificación y los cuales no han sido objetados por asociaciones similares.


Es más, el 100% de los estudios reportan resultados positivos y el tratamiento temprano arroja una reducción estimada del 90% en los efectos del Covid-19, al impedir que se agrave la situación de los infectados.


Lea también: Vacuna: ¡Sálvese quien pueda!


De acuerdo a lo expresado el pasado domingo por el doctor Carlos Climent en este periódico, un panel médico de expertos denominado Front Line Covid-19 Critical Care Alliance encontró que mientras que los medicamentos que inicialmente se suministraron a los pacientes no disminuyen la mortalidad por Covid-19, la Ivermectina sí tiene potentes efectos antivirales y antiinflamatorios.


¿Por qué entonces tanta terquedad del Ministro de Salud al no recomendar su uso y prácticamente a prohibir su consumo? Hay quienes afirman que es por no llevarle la contraria a la OMS, flamante corporación que da la última palabra y que responde a las multinacionales farmacéuticas que se están sobando las manos ante el negocio megatriple trimillonario de las vacunas.


Aquí no más en Cali, médicos de la talla de Pío López y Marco Martínez Aristizábal no contradicen lo aquí afirmado y el profesor Óscar Gutiérrez es categórico al afirmar que la Invermectina disminuye la carga viral o velocidad de la propagación del Covid-19 y a la prueba se remite con lo sucedido con los contagiados del Ancianato San Miguel que lograron superar la infección y salieron adelante.


Es de preguntarse frente a la muerte por covid de los sacerdotes jesuitas que lamentablemente han perecido en estos últimos días, qué suerte habrían tenido si en su debido momento hubieren hecho uso de la Ivermectina. Esperemos los informes médicos.


Por otra parte, el médico infectólogo, ex-rector de la Universidad del Valle y dos veces alcalde de Cali Rodrigo Guerrero Velasco insistió al pajarraco que este medicamento de bajo costo es eficaz en un 90% en los casos iniciales del contagio, mezclado con un antibiótico y un anticoagulante que puede ser una simple aspirina.


Pero en lo que sí coinciden todos es que el automedicarse es peligroso y que la gente no puede salir a tomar Ivermectina pasada con aguardiente creyendo que se vuelve inmune y juepaje: ¡Nada de eso! Cada día son más y más las personas que han contraído la infección y si bien muchas han salido adelante, otras están en las UCI y entubadas a la espera de un milagro.


Lea también: ¿Barranquilla inmune?


Frente a todos estos argumentos, repitió, ¿por qué el Minsalud está tan retrechero o por qué el presidente Duque no autoriza el uso controlado de esas gotas salvavidas?


PD: ¿Es verdad, como afirma Gardeazábal, que al desmantelar una banda de apartamenteros había dentro de ella 16 policías activos? Si es así, apaga y vámonos y si no que los altos mandos se pronuncien sobre el particular.