top of page

"Los clanes políticos en Colombia sí existen": Laura Ardila



En el marco de la Feria del Libro de Bucaramanga, Ulibro 2023, el libro ‘La Costa Nostra: la historia no autorizada de los Char’, el clan político más poderoso de Colombia, vio por primera vez la luz ante el público en general cuando su autora, la periodista cartagenera, Laura Ardila Arrieta, lo lanzó oficialmente. Esta controversial obra ha estado marcada por los incesantes intentos de censura, persecuciones políticas y pulsos de poder, detrás de poder.


Aunque en un comienzo el libro estuvo a punto de no ser publicado por la censura impuesta al texto, con solo un par de semanas en preventa, los 10 mil ejemplares de la primera edición de la ‘La Costa Nostra’ fueron vendidos.



Ardila explicó la necesidad del periodismo investigativo contado desde las regiones para fortalecer la democracia en el país, así como los retos y avances de la prensa con las nuevas tendencias digitales.


¿Cómo se cubre el poder en las regiones?


Siento que no es un ejercicio que hayamos hecho muchísimo en Colombia, al menos no de manera profunda. Pienso que Colombia es un país que ha estado muy mal contado porque ha estado contado con una mirada desde Bogotá, creo que se podría haber anticipado el fenómenos que ocurre en la periferia si precisamente hubiésemos contado un poquito mejor cómo funcionan las cosas y cómo se dan esas dinámicas políticas en las regiones. Creo que sigue siendo un ejercicio que supone mucho reto muchísimos desafíos muchos riesgos para muchos periodistas, pero que sin duda es algo apasionante que yo recomiendo muchísimo hacer y hacerlo sobre todo en tono de franqueza, es decir contando con la mayor profundidad y con la mayor transparencia posible, cómo funciona esta democracia electoral nuestra tan llena de falacias.


¿Se puede hablar francamente sobre el poder?


Es una respuesta sencilla y al tiempo es compleja. Yo creo que tiene que ver mucho con la independencia que tengamos como periodistas y como medios no como en ese lugar en el que estemos ejerciendo el periodismo por eso la independencia es tan vital porque la independencia nos asegura poder contar lo que nos regala la reportería, poder contar lo que sabemos no suena una obviedad, pero no siempre obvio, no siempre los periodistas podemos contar lo que sabemos porque precisamente hay miedo, hay censura. Hay autocensura. Yo creo que el gran antídoto contra la censura y contra esa autocensura es la garantía de independencia de los periodistas y de los medios.


¿El poder es sistemático?


Hay un momento en que el cubrimiento de las movidas de poder cuando se hace de manera tan sistemática y con tantos años te empieza a revelar que las historias se repiten que estamos en un bucle que los proyectos políticos alternativos terminan siendo muy parecidos a veces a lo que criticaron, que siempre va a haber corrupción en el sistema que no son las personas, que es el sistema mismo, entonces uno empieza a cuestionarse y a decirse. Aquí tenemos que hablar en Colombia es más bien de cambios estructurales y eso es un tema que tendría que resolver las autoridades las personas elegidas para eso en este caso, por ejemplo, el Congreso siempre se ha dicho de parte de expertos como por ejemplo la Misión de Observación Electoral la importancia que tiene una reforma política verdaderamente fuerte con verdaderos dientes para cambiar.


¿Hay clanes políticos en Colombia?


Sí, hay unos clanes, pero no es porque yo lo diga, porque la definición de clan en la RAE lo señala: un clan es un grupo de personas que se reúne predominantemente familiares que tienen como objetivo común situaciones que los hacen incurrir en prácticas muchas veces antiéticas o al menos inescrupulosas me parece que esa es una definición que cala muy bien en algún en algunos grupos políticos en Colombia.


¿Se necesita el periodismo investigativo?


Bueno, el periodismo investigativo porque seguirle haciendo y porque seguirle insistiendo primero. Yo creo que todo periodismo es investigativo porque todo periodismo implica un esfuerzo de investigación, así sea mínimo y porque quiere seguirle insistiendo es un poquito, no sé equivale como a decir porque ese ir respirando no, porque es vital porque es vital porque es una es una es perentorio es un deber que tenemos que cumplir como parte de nuestra función social. Las sociedades democráticas necesitan buen periodismo y buen periodismo libre entonces por eso hay que seguirlo haciendo.


¿Su libro ‘La Costa Nostra’, ayudó a visibilizar las investigaciones regionales?


Yo esperaría que se convirtiera en una investigación que permitiera evidenciar lo necesario que es hacer periodismo regional de este tipo no lo necesario que es anticiparnos como periodistas a la ocurrencia de estos fenómenos. Hay una cantidad de fenómenos que ocurren en la periferia de Colombia que sí, como periodistas los hubiésemos anticipado quizás otra hubiese sido la historia de nuestro país, hablo desde la captación de la criminalidad armada de la contratación en varias regiones de la corrupción electoral del narcotráfico y como su incidencia en la vida de la gente creo que es importante contar estas historias y mi expectativa quizás un poco tiene que ver con eso, no sé si eso está pasando el libro realmente acaba de salir pero si esa discusión se llega a abrir. Yo voy a considerar que ha valido la pena, pues que este libro haya salido.



¿Cuál ha sido el costo de esta investigación?


Nunca es fácil para un periodista. Es decir, hay colegas periodistas y es totalmente legítimo que se vuelven en la noticia. Yo siempre digo como que es natural, que los presentadores de noticias que son a veces también periodistas o muchas veces periodistas, pues se vuelvan por supuesto en figuras que naturalmente tienen una fama un reconocimiento. Yo he dedicado casi toda mi trasegar en el oficio, que ya cumple 20 años en dedicarme a la palabra escrita, lo he dedicado ese tiempo a la palabra escrita. Entonces no estoy acostumbrada a las cámaras no estoy acostumbrada a ser yo la que no hace las preguntas no es sencillo, pero siento que también lo asumo con alegría y también como una oportunidad de poder contar mis puntos de vista y de poder compartir la experiencia que va del libro obviamente pero más allá del libro no como todo lo que ha sido hacer este tipo de periodismo en las regiones.


¿Hay segunda edición de ‘La Costa Nostra’?


Quiero contarles esta buena nueva de ‘La Costa Nostra’ que me informan de la editorial rey Naranjo y es que la Cosa Nostra que ya tiene 10.000 ejemplares circulando que ya casi se están agotando en el país está preparando ahora la segunda edición del libro. VANGUARDIA


Kommentare


bottom of page