El encuentro entre Petro y el papa Francisco fue un acierto político



Una sorpresa política causó el encuentro entre el precandidato presidencial Gustavo Petro y el papa Francisco este miércoles en el Vaticano, el cual se realizó de forma privada durante 45 minutos y donde participó su esposa, Verónica Alcocer García. Lea: Gustavo Petro se reunió con el papa en el Vaticano


El papa y Petro dialogaron sobre temas como la violencia y el esfuerzo de Colombia para combatir el cambio climático, y en agradecimiento por el encuentro, Petro le obsequió al papa libros y discos de vinilo relacionados con la cultura colombiana y una hamaca artesanal fabricada en Tuchín, Córdoba.


Lea también: Petro y un programa de gobierno


El encuentro entre Petro y el papa desató una movida política en la campaña electoral, como un efecto positivo, según lo califica el analista y columnista John Mario González, lo que podría traer el encuentro del Vaticano, que dejaría con una imagen favorable al precandidato del Pacto Histórico. Lea: Marta Lucía Ramírez reacciona al encuentro de Petro con el papa


“Lo puede acercar a los sectores de la Iglesia que más se resisten por sus posturas de izquierda radical, le ayuda a mostrarse como moderado en temas de religión de aquí en adelante. Tan importante puede ser el efecto que parece no haber antecedente de audiencias del papa con un candidato presidencial a pocos meses de las elecciones. Lo máximo que había era una felicitación a Jode Biden por su elección como presidente de Estados Unidos en noviembre de 2020, el recibimiento de excandidatos presidenciales, pero no de un candidato presidencial”, expresó González.


Como una intervención y participación política considera el analista González está haciendo el papa y, aunque se quiera decir que se reunirá con otros precandidatos, quedaría a la deriva cuál será el criterio para aceptar y rechazar a quienes sean recibidos.


Para el analista y consultor Carlos Andrés Arias, el encuentro es positivo en diferentes aspectos, pero especialmente en el tema religioso, debido a que Colombia todavía es un país en donde prima el catolicismo y la creencia en la fe.


“Que Petro hoy se siente con el papa es un mensaje para muchos votantes que desconfían de la fe del precandidato o suponen que es ateo, es una estrategia en la que se entendió que Colombia es un país católico, a pesar de que él crea o no, entiende que en términos de comunicación y marketing político es un mensaje a una gran cantidad de electores. No creo que esté suplantando la figura presidencial porque el Papa recibe desde deportistas hasta actores”, expresó Arias.


Evidentemente, el encuentro logró cambiar la impresión que tenían los electores en Petro, ahí depende de cada ciudadano si fue positivo o negativo, para el columnista Petro está demostrando con experiencia la importancia de la imagen y especialmente en temas religiosos.


“La experiencia demuestra que Petro necesita mostrarse como moderado o no radical, sobre todo en temas religiosos, y para eso le sirve mucho la audiencia con el papa”, afirmó González.


De igual forma piensa el analista Arias, quien afirma que el encuentro suaviza la imagen ante los electores que lo consideraban ateo: “Suaviza la imagen y hace más permeable la imagen de Petro en ciertos grupos poblacionales del país”.


El encuentro ha suscitado diversas opiniones, algunas han sido negativas frente al porqué en plena campaña electoral se propició el encuentro, el columnista González considera que es complicado determinar que pudo haber incluido en la decisión de aceptar la visita.


“Pudo ser su auténtico deseo de ayudar a superar la confrontación armada en Colombia, pues siempre ha intentado ayudar en favor de la paz, como el posible mal consejo de algún jerarca asesor”, expresó González.


Lea también: ¿Por qué no despega la candidatura de Federico Gutiérrez?


Para el analista Arias, la decisión pudo haberse influenciado por la línea de que el papa Francisco en un padre jesuita: “Este padre es de izquierda, porque es de la comunidad jesuita, hay una cercanía ideológica innegable”.


Respecto a los posibles encuentros con candidatos, el columnista González considera que el recibimiento de otros se daría como una forma de apaciguar la situación y la molestia de unos.


“Es más como una forma de arreglar el entuerto creado, porque el anuncio inicial no fue que iba a recibir a candidatos presidenciales, sino que iba a recibir a Petro. El problema es que, ¿de aquí al 13 de marzo a cuántos candidatos presidenciales recibirá?”


Arias considera que se ve evidenciado el afán del exalcalde de Bucaramanga ante el mundo, que en el caso de Petro avanzó con su estrategia política en diplomacia pública.


“Lo que está haciendo Petro es un ejercicio de diplomacia, acaba de venir de Europa hace unos meses, lo que él está buscando en comunicación política es una estrategia espejo que consiste en la construcción de la imagen en el exterior para generar un reflejo en lo local”, destacó el analista Arias.


Las reacciones políticas no se hicieron esperar, una de esas fue la del precandidato David Barguil quien, en otras palabras, aseguró que el encuentro fue solo por conveniencia política.


“Algunos se reúnen con el papa en época electoral para despistar creyentes, otros, nos reunimos con él porque tenemos fe, creemos en Dios y no nos acordamos de él solo en elecciones. ¡Se tenía que decir y se dijo!”, expresó Barguil acompañado de unas fotografías con el papa.


La senadora María Fernanda Cabal arremetió directamente en contra del papa de quien aseguró que está adoctrinando hacia el socialismo.


Lea también: Tavo y Pacho


“Solo le faltaba Petro. La espiritualidad ignaciana, que se ha tomado la educación en América Latina con la teología de la liberación, se presta para adoctrinar en socialismo, a través de la fe”, publicó Cabal en su cuenta de Twitter.


Por su parte, el senador Feliciano Valencia defendió a Petro: “Ahora el papa es de la teología de la liberación, comunista y socialista. Disculpen, ¿el papa tiene carné del Centro Democrático, del partido Conservador de la extrema derecha colombiana? Su discurso de odio los lleva a estigmatizar hasta al jefe del Estado vaticano. ¡Lamentable!”. COLPRENSA