top of page

Economía colombiana: en una tormenta perfecta



Según un informe revelado por el banco estadounidense JP Morgan, los activos locales colombianos se han deteriorado materialmente en las últimas semanas en respuesta a la disminución de la confianza a nivel nacional, una posición débil de cuentas externas y fiscales, y un entorno global hostil; en otra palabras, una tormenta perfecta.



"Colombia se ha visto vulnerable entre sus pares de mercados emergentes durante algún tiempo. Los altos y persistentes déficits en cuenta corriente de Colombia, actualmente en 6% y que se espera permanecerá alto el próximo año en 5%, junto con los desequilibrios fiscales, y una todavía sobrecalentada economía han puesto a Colombia en el centro de atención en medio de ajustes financieros globales", agrega.


El banco añade que la posición de inversión internacional neta de Colombia asciende al 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y se encuentra entre los más amplios. "Esta combinación de grandes necesidades financieras y un balance externo muy estirado deja activos colombianos vulnerables a una crisis de confianza. Una vez desencadenado en las circunstancias actuales, un shock de confianza a menudo puede tomar vida propia y transformarse en un ciclo de retroalimentación que se refuerza a sí mismo a medida que pueden surgir problemas de estabilidad financiera".


Según JP Morgan, es poco probable que las condiciones de deterioro en los mercados locales se resuelvan sin un una respuesta política creíble y convincente. "En un escenario extremo, sin control, la dinámica negativa entre la depreciación de la moneda y el paso a mayores expectativas de inflación podrían no solo generar salidas de extranjeros y dar lugar a problemas de estabilidad financiera, también corre el riesgo de desencadenar un episodio de parada repentina de los flujos de capital. Los mercados aún no están en ese punto y una moneda más débil también es parte del ajuste para corregir los desequilibrios externos. La demanda de activos externos por parte del sector privado podría ejercer más presión sobre el divisa. Si bien Colombia no tiene un historial de dolarización esto podría cambiar si persiste la volatilidad".


"Colombia también tiene experiencia con grandes movimientos cambiarios que no han creado eventos de crédito externo en el pasado (particularmente durante la caída del precio del petróleo de 2014-16). No obstante, lo doméstico y lo externo es más débil ahora, y los mercados desordenados pueden tener consecuencias imprevistas. Creemos que se requerirá una respuesta política decisiva como un circuito interruptor en este punto", puntualiza.


De cara al futuro, el banco estadounidense señala que los mensajes para mejorar la confianza, como una mayor claridad sobre la transición energética y los contratos de exploración de petróleo, y un fuerte compromiso para reducir el déficit fiscal el próximo año, serían clave para ver un alivio sostenible en los activos colombianos.


"Parte del gran déficit en cuenta corriente es impulsado por una política fiscal demasiado laxa, y por lo tanto el énfasis en este frente a través de la reducción de las necesidades de financiación en 2023 es importante. Sin embargo, en este punto, estos anuncios solos, especialmente sin un apoyo político más explícito, no son suficiente para generar estabilidad", puntualiza.



El informe también señala que la tasa de política real ha aumentado en los últimos meses, pero aún no parece compensar los riesgos actuales; "las tasas de interés reales son insuficientes para un país con los desequilibrios de Colombia. El mercado y el consenso son la mejor herramienta disponible en este momento, sin un ajuste en las tasas que también apunta a anclar las expectativas, otras herramientas podrían resultar significativamente menos eficaces. En este contexto, un alza de 150 puntos básicos (pb) simplemente pondría las tasas en niveles cercanos a México, un mercado sin los desequilibrios de Colombia". DATAIFX

Comments


bottom of page