¿Debe Banrepública prestar dinero al Gobierno para atender la pandemia?



Gustavo Petro, senador y líder de la Colombia Humana, en entrevista con Semana, pidió al Banco de la República y al Gobierno colombiano que se emitan recursos para llevar plata a las familias más golpeadas por la pandemia de la COVID-19.


Petro propuso que se emitan $15 billones mensuales por cada vez que haya cuarentena y que esos recursos vayan a fortalecer los programas de subsidio directos, como Ingresos Solidario o el subsidio a la nómina a las pymes, pero elevando el valor de las ayudas que en este momento se entrega a las familias. El senador cree que la financiación de la nómina de las pymes debería ser del 100%.


Lea también: Mitigar el aumento de la pobreza, el reto en 2021


El senador también criticó las medidas adoptadas por parte del Emisor colombiano: “El tema debe ser discutido. Lo que toca ver es si el Gobierno está dispuesto a pedir un crédito al Banco. De hecho, ya se han emitido unos $24 billones, no en la forma de crédito al Gobierno, sino en la forma de crédito a los bancos”.


La propuesta está en línea con los planteamientos de otros partidos, como el Verde, e inclusive con algunos economistas reputados, como José Antonio Ocampo y Mauricio Cabrera. Sin embargo, tanto al Banco de la República como al Ministerio de Hacienda no les ha sonado la propuesta. Incluso el nuevo gerente del banco central colombiano, Leonardo Villar, ha manifestado que no es conveniente hacer esa emisión.


Sobre esta propuesta ya se han pronunciado diferentes analistas.


“He escuchado la propuesta de emisión desde hace meses. Académicos, movimientos sociales, sectores políticos, incluso dirigentes gremiales la han hecho. Lo primero que tendría que decir es que no es ninguna novedad, ni una genialidad. Estados Unidos, Japón y la Unión Europea llevan años haciéndolo, sin ningún efecto inflacionario.


En Colombia los únicos que se oponen son el ministro de Hacienda y el gerente del Banco de la República, lo que muestra claramente que tienen una concepción de reactivación económica un poco rara, sin recursos; sería el único país en lograrla, si llagara a darse.


Lea también: Colombia atiende desastres, no los previene


Creo que el análisis sobre la emisión debe ser más riguroso y no un titular mediático. Colombia tiene fuentes importantes en sus reservas internacionales que pueden y deben ser usadas en momentos de crisis, y no conozco una más profunda que la que vive el país en estos momentos. Es indiscutible que sin más inyección de recursos públicos será imposible tener una reactivación de la economía”, manifestó Mario Valencia, analista económico y profesor de la Universidad Nacional y del Cesa.


De otro lado José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana, señaló: “La propuesta de créditos directos del Banco de la República al Gobierno no es nueva; ahora Petro la trae en un contexto de una cifra puntual de unos $15 billones mensuales, pero recordemos que ya incluso otros políticos habían hecho propuestas similares.


Lo que siempre hemos dicho es que cuando uno abre esa puerta de emitir para prestarle directamente al Gobierno, pues de entrada rompe la separación entre la política fiscal y la política monetaria porque la política monetaria queda subyugada, es decir, queda un poco al vaivén de lo que vaya pasando con la política fiscal, al romper esa independencia se pierde un activo que es muy importante porque los agentes entienden que entonces emisiones futuras van a estar en función de la política fiscal y empiezan a incorporar eso dentro de sus expectativas”.


López añadió que realizar esa operación traería los siguientes efectos negativos: “Los países que han utilizado emisión para financiar al Gobierno entran rápidamente en un círculo vicioso donde se emite para tener un gasto, el gasto empieza a tener una presión sobre los precios y luego hay incentivos para volver a emitir para volver a tener un mayor gasto. Ese círculo vicioso hace que la inflación empiece a aumentar, las tasas de interés y las primas de riesgo de los países empiezan a aumentar, la inversión se empieza a ver afectada. En últimas los países terminan experimentando más tasas de pobreza, más inflación, tasas de interés más altas y menos inversión. Las personas empiezan a sustituir ese tipo de monedas por otras que sean más seguras”.


Según el analista, esto también generaría una devaluación de la moneda local porque los agentes entenderían que la independencia del Banco de la República estaría comprometida y muchos de los inversionistas extranjeros empezarían a sustituir tenencias de bonos y activos locales por moneda extranjera.


Entre tanto Juan David Ballén, director de análisis y estrategia de la firma Casa de Bolsa, argumentó: Convertir al banco central en la caja menor del gobierno, traería consecuencias negativas para la economía debido a que el papel moneda perdería poder adquisitivo, es decir, todo el país se empobrecería, y pasamos de mal a peor. Si la solución fuera imprimir dinero, los países que lo han hecho hace mucho hubieran salido de pobres, sin embargo, ahora están peor que antes. Hay que impulsar son proyectos de inversión que generen empleo y eleven la productividad de la economía”.


Lea también: Masacres y asesinatos de líderes, el otro virus que atacó a Colombia


Vale la pena destacar que para que lo de la emisión se dé el Gobierno le tendría que presentar la propuesta al banco central colombiano y la junta de este tendría que votar unánimemente la medida.


También hay que recordar que a mediados del año pasado Juan José Echavarría, anterior gerente del Banco de la República, dio a conocer a El Tiempo las emisiones hechas para contrarrestar los efectos de la pandemia: “Con agilidad, rapidez y respaldo técnico. Además de una reducción fuerte en las tasas de interés, y de un incremento en las reservas internacionales del país, hemos irrigado unos 40 billones de pesos adicionales una vez se complete la activación de todas nuestras decisiones. Estos recursos constituyen nueva emisión que representa aproximadamente el 35 por ciento de la llamada liquidez primaria o base monetaria, 7 por ciento de la liquidez secundaria, M3, y 3,7 por ciento del PIB del país. La mayoría se entregan de forma permanente o a plazos largos, de manera que el sistema financiero cuente con liquidez estable que le permita originar crédito. También se ha suministrado liquidez en dólares a través de operaciones swaps, es decir, vendemos dólares hoy y los compramos en una fecha futura, a una tasa de cambio pactada hoy, permiten brindar liquidez adicional en dólares. Y coberturas cambiarias mediante ventas de dólares a futuro”. DATAIFX