top of page

Apaga y vámonos

Por: Jorge Vergara Carbó



Vuelve y juega, sale al ruedo el llamado Comité Intergremial del Atlántico, conformado por empleados de los gremios de la ciudad, que a su vez sus directores dependen del director nacional de cada uno de los gremios.


No dudamos que el Sindicato antioqueño, propietario de la empresa Argos ante el despertar de los barranquilleros apoyados por una serie de columnistas y varios medios de comunicación que se atrevieron a denunciar el “ECOCIDIO” y el “NO PAGO DE IMPUESTOS Y CONTRIBUCIONES” que viene cometiendo esa empresa en los proyectos “Ciudad mallorquín”; “Ciudad Alameda” y “Portal del Norte”, exigieran a los directores nacionales de los distintos gremios, para que presionaran al Comité Intergremial del Atlántico para que sacaran un comunicado respaldando a la empresa Argos.



Recibida la orden salieron el viernes en la tarde, a emitir un comunicado afirmando que todo lo que hace Argos, cumple con las disposiciones legales, apoyándose en la CRA, Triple A y Planeación municipal de Puerto Colombia. Y lo peor, sustentarse en una entidad que no opera como es el AMB, para garantizar el transporte, el caos más grande que tiene Barranquilla y su área metropolitana.


Nada dice el comunicado, sobre las denuncias de “ECOCIDIO” que se han hecho, tampoco dicen nada de que en la elaboración del POT de Barranquilla y Puerto Colombia participaron funcionarios y exfuncionarios de Argos, tampoco en su comunicado le piden a los jueces y al Consejo de Estado que se pronuncien sobre las demandas existentes sobre esos dos POT, y mucho menos le piden al municipio de Puerto Colombia y al Distrito de Barranquilla que digan cuanto han recaudado por los impuestos predial, delineamiento urbano y por la contribución de Plusvalía. Tampoco le dicen a Argos, como va a resolver el problema de movilidad en los tres proyectos mencionados anteriormente, como también el problema de las aguas tratadas, y la dotación de colegios ,parques y vías y andenes, como parqueaderos que les corresponde a ellos realizarlos, porque lo que están construyendo es una nueva ciudad, en esos proyectos vivirá más gente que en el casco urbano de Puerto Colombia, y más habitantes que todos los municipios del Atlántico con excepción de Soledad y Malambo. Eso no lo dicen.


Este hecho, me trae el recuerdo de algo similar que paso en los años 80, el Comité Intergremial en ese entonces aprobó respaldar la iniciativa liderada por “Tico Noguera Carbonell y Abel Francisco Noguera Vergara “de que la línea área American Airlines volará de Miami a Barranquilla. El Comité en pleno lo aprobó, así quedaron las constancias en la cinta de grabación. Lo que no contaban algunos miembros del Intergremial era que el grupo poderoso de los Santo Domingo, dueños de Avianca se opondrían a esa propuesta. Los Santo Domingo no se dirigieron a los empleados de los gremios en barranquilla, sino a sus empleados los directores nacionales en Bogotá, y estos llamaron a Ricardo Plata en ANDI, Ramón Jesurum en Fedemetal, Jairo Cepeda en Fenalco, solicitándoles que lograran que el Comité intergremial cambiara su decisión. Buscaron destruir la cinta de la grabación, y no lo lograron porque en ese entonces el secretario del Intergremial era yo, y la cinta de común acuerdo con Armando Juliao presidente de la Cámara de Comercio me la llevé, para mi casa.



La presión fue fuerte, sobre Armando Juliao y Gastón Abello, y el día de la audiencia pública en Bogotá, el grupo Santo Domingo busco por todos los medios, que no nos presentáramos en esa audiencia de la Aeronáutica Civil donde se decidiría si Barranquilla tenía la oportunidad de desprenderse del monopolio que ejercía Avianca.


Acompañé a Armando Juliao a esa audiencia, como la parte técnica y financiera, trataron de localizarnos a través de Gastón Abello, pero Gastón como lo que siempre fue un hombre íntegro, siempre les dijo, que no sabía dónde estábamos alojados. A las seis de la tarde llegamos a la Aeronáutica Civil para la audiencia, y ahí Armando juliao hizo una defensa memorable de la ciudad, y de la necesidad de que Barranquilla para su progreso contara con otra alternativa distinta a la de Avianca. Eran otros tiempos de la Cámara de Comercio y por supuesto de Confecámaras en cabeza de Gastón Abello. Pensábamos en el bienestar de los barranquilleros, no como hoy que piensan en sus propios intereses económicos.


Lo irónico de esta anécdota, cual fue: como es costumbre la aerolínea ofrece un viaje de cortesía, con todos los gastos pagos, todos los del intergremial que querían desconocer lo que aprobaron, fueron con sus esposas los primeros viajeros, y a este que escribe, ni lo invitaron. Esos son nuestros dirigentes.


Pero el cuento no termina ahí, porque la Cámara de comercio lidero en cabeza mía, y con el apoyo del presidente Turbay Ayala, y el director en ese entonces de la Aero Civil, Álvaro Uribe Vélez, la terminación del aeropuerto de Barranquilla, y se logró. Pero, vienen los peros, la Aeronáutica ya con una mentalidad diferente en la Cámara de Comercio le entregó en concesión el aeropuerto de Barranquilla, al llamado “Cartel del Suero” y estos señores, no hicieron lo que tenían que hacer terminaron quedándose en ese entonces con unos $25.000 millones, que a precios de hoy son alrededor de $140.000 millones, los cuales a la fecha no han regresado, a pesar de las denuncias que se han realizado ante la Aerocivil y los organismos de control. Ahora esta nueva generación del intergremial pretende quedarse con esa concesión, como se quedaron los anteriores también con la concesión portuaria. En 12 años, la Aerocivil, no ha sido capaz de recuperar esa plata, y de embargar las cuentas de quienes usufructuaron ese dinero, principalmente de la Cámara de Comercio de Barranquilla. Grupo al que he llamado en otros escritos “ladrones de cuello blanco “.



Eso es lo que ellos hacen, los del Integremial que deberían defender el interés general de la ciudad, deciden defender a una empresa que en su existencia lo que le ha hecho a la ciudad es un daño, nos contamino toda la vida con su polvo, hoy nos contamina con el polvo del carbón, destruye médanos, bosque tropical, contamina las aguas, crea contaminación sonora, afecta la movilidad, nos sigue imponiendo un precio monopólico en el cemento, no paga el predial que debe pagar, ni el impuesto de delineamiento urbano, se han enriquecido con el cambio del uso del suelo en el POT, no le han reconocido un solo peso al municipio de Puerto Colombia y Menos a Barranquilla, y para rematar pretendían desviar la vía 40, para montar su puerto COMPAS.


Con ese Intergremial, y la Cámara de Comercio lo que debemos hacer es “Apaga y Vanamos”.

Comments


bottom of page